Existen en nuestro país ciertos temas que siempre se hablan por detrás de las cortinas, que se basan en rumores o en supuestos trascendidos que se escucharon en los pasillos de una editorial o empresa relacionada con el negocio de las publicaciones. Estos cotilleos suelen llegar al público muy distorsionados y pocas veces se aclaran o se explican para su entendimiento.

En la historieta hay muchos de estos temas, uno de ellos es la distribución de revistas, y su haló maligno de mafia, otros se enfocan a la propiedad intelectual de un personaje, pero existe uno en particular que hace salivar a los aficionados al conspiracionismo y a la busqueda de villanos responsables de todos los males del mundo: La censura en  los comics.

En México, basandonos en la constitución, esta prohibida la censura, en el capítulo I sobre las garantías individuales,el artículo 7 dice claramente:

“ES INVIOLABLE LA LIBERTAD DE ESCRIBIR Y PUBLICAR ESCRITOS SOBRE CUALQUIERA MATERIA. NINGUNA LEY NI AUTORIDAD PUEDE ESTABLECER LA PREVIA CENSURA, NI EXIGIR FIANZA A LOS AUTORES O IMPRESORES, NI COARTAR LA LIBERTAD DE IMPRENTA, QUE NO TIENE MAS LIMITES QUE EL RESPETO A LA VIDA PRIVADA, A LA MORAL Y A LA PAZ PUBLICA. EN NINGUN CASO PODRA SECUESTRARSE LA IMPRENTA COMO INSTRUMENTO DEL DELITO”.

(las negritas son del autor de este artículo)

Sin embargo en México se creo la COMISIÓN CALIFICADORA DE PUBLICACIONES Y REVISTAS ILUSTRADAS, dicha comisión como lo define en su pagina, tiene la siguiente función:

La CCPRI tiene como facultad el examen del título y contenido de las publicaciones y revistas ilustradas, a efecto de declarar su licitud o, en su defecto, ilicitud, si dichas publicaciones se encuentran dentro de alguno de los supuestos previstos en el artículo 6° del Reglamento sobre Publicaciones y Revistas Ilustradas. Cuenta también con la facultad de cancelar los Certificados de Licitud o Constancias de Registro por causas supervinientes y auxiliar a otras autoridades que lo soliciten, emitiendo opinión fundada en todo lo relacionado a su ámbito de competencia.

Para entender un poco más los porqués de esta Comisión hay que recordar un poco de historia:

A mediados de los 30 con la proliferación y posicionamiento de los puestos de revistas en nuestro país, hay una gran demanda de revistas y publicaciones por obreros y trabajadores de las urbes, en 1934 surge Paquín considerada la primera revista de historietas en nuestro país, le siguieron, Paquito (1935), Chamaco (1936) y la más popular de todas Pepín (1936), dichas revistas tuvieron tal aceptación por parte del público que en 1938 se publicaban 3 veces por semana y en 1940 ya tenía una periodicidad DIARIA. es obvio que este éxito ocasiono que ciertos grupos pusieran sus ojos en ellas, en particular grupos que se atribuían la responsabilidad de ser los salvaguardas de la moral y las buenas costumbres de los mexicanos: La iglesia y la derecha conservadora.

En los años 30, la derecha mexicana se dividía en 4 grupos:

A) Los industriales ( principalmente en Monterrey)

B) La jerarquia católica (dispuesta a recuperar su lugar en la sociedad mexicana después de la Guerra Cristera)

C) Los partidos de oposición ( deseperados por ganar terreno electoral)

D) Los sinarquistas (Que apoyaban las ideas fascistas provenientes de Alemania e Italia)

Estos grupos continuamente lanzaban campañas para desvirtuar la labor de secularización del gobierno y se enfocaban particularmente en los medios de comunicación populares, como la radio y la historieta.

Hay 3 grandes campañas de ataque hacía los contenidos de las historietas mexicanas, la primera de 1942 a 1944, la segunda de 1952 a 1958,y la tercera de 1971 a 1976. las tres oleadas coinciden en gobiernos “moralizadores” que buscan recuperar los valores  tradicionales de la sociedad, y los grupos de derecha se agarraron de eso para establecer su ataque. cabe señalar que el gobierno en esas épocas buscaba reunificar a sectores sociales en pugna, en los 40 cicatrizar las heridas sociales de la guerra cristera y la postrevolución, en los 50 en aras de “industrializar al país” y en los 70 desviar la atención de los sucesos de tlatelolco y el Halconazo del 71.

En la primera oleada, el objetivo fue purificar los medios en su lenguaje y tematica, se enfoco a instruir a los padres de familia para que impidieran a toda costa que esas “revistas impudicas y morbosas” llegarán a sus hijos. Estos grupos consiguieron que las bibliotecas publicas y privadas no aceptaran este tipo de publicaciones en sus catalogos ( Por esta razón no existe un archivo de comics mexicanos en ninguna biblioteca del país).En esos años estaba de presidente Adolfo Lopez Mateos, y el gobierno sabía que las historietas eran un medio muy importante en esos momentos, que además convenían a sus intereses, ya que los editores de dichas revistas estaban alineados a las politicas gubernamentales de aquella época ( De hecho García Valseca, el del Pepín continuamente hacía referencia a los ideales revolucionarios en las historias que publicaba y años después en una comida organizada por periodistas para el presidente en turno Miguel Alemán le exhortó a que el 7 de junio de cada año fuera instituido “el día de la libertad de prensa” festejo en el que año tras año los dueños de las editoriales y los periódicos -recuerden que García Valseca era dueño de la cadena de periodicos “el Sol de México” lo que ahora es Organización Editorial mexicana- se reunen con el presidente en funciones para darle las gracias por dejarlos publicar ), por lo tanto tenía que buscar la forma de quedar bien con ambos bandos, la solución fue crear un “arbitro que “negociará” con ambos y que sirviera a su vez de instrumento de control para que dichas publicaciones no se fueran a salir del huacal.

El 11 de marzo de 1944 autorizó el reglamento de revistas ilustradas en lo tocante a la educación, en dicha ley se intentaba dar gusto a todas los grupos y para ellos se fundo la COMISIÓN CALIFICADORA DE PUBLICACIONES Y REVISTAS ILUSTRADAS, Cuya función sería verificar que se cumpliera con dicha ley, aunque dicha ley solo fue oficial hasta 1951 que se publico en el Diario oficial de la federación.

Cabe aclarar que esta “comisión en un principio solo sirvió para taparle el ojo al macho y después de una fuerte campaña publicitaria casi desaparece en 1947, ya que el presupuesto asignado a dicha comisión era muy pobre y los funcionarios encargados desempeñaban otras labores, así que poco a poco fue perdiendo fuerza hasta la segunda oleada en los 50, que reactivo a dicha Comisión, ahora bajo el mandato de otro Adolfo pero de apellido Ruiz Cortines que llego a la presidencia en esos años, el resultado fue similar, mucho escándalo en un principio, grupos de derecha y clericales en fúrica persecución de las historietas, atole con el dedo del gobierno, la Comisión atacó unas cuantas revistas y al poco tiempo todo seguia igual, hasta la tercera en los años 70 ahora bajo la presidencia de Luis Echeverría, solo que en esta ocasión el ataque más importante vino de la izquierda mexicana que calificaba a las historietas de “imperialistas” y de atrofiar la educación de los mexicanos, Aunque esta vez tampoco tuvo un resultado palpable, si logró que la historieta se insertará en la lucha de clases, la clase media defendía a historietas como las de Disney o los superhéroes, la izquierda buscaba una historieta educativa que informara como los Agachados de Rius y las clases populares seguían leyendo  lo mismo de siempre, fotonovelas, dramas lacrimogenos como los de Lagrimas y risas o aventuras como Chanoc o fantomas.

En cada uno de estos ataques lo único que se consiguió fue poner en la picota a la historieta mexicana, que se le atribuyera una intención maligna y que en muchos casos se convirtiera en un placer oculto y culpable, pero que generaba millones de pesos a los editores, También funciono para establecerla como el chivo expiatorio de los males educativos en nuestro país y por otro lado para establecer un sistema de control muy particular que le impidiera desarrollar una temática contraria a los intereses de las cúpulas gubernamentales.

En la próxima entrega les contaré como funcionaba dicha comisión y como era su relación con las editoriales

¡¡¡Aínos!!!

Para leer la segunda parte de este artículo den click aquí

Share

Tags:

9 Comments on De la censura al no me acuerdo (1a parte)

  1. moonwarden says:

    Buen post, es tan curioso que ya nadie se acuerde de la censura de los años priistas

  2. Paz! says:

    Que buen post Luis, ¿cómo sabes de esas cosas? Obvio que investigaste, pero ¿cuáles han sido tus fuentes? Gente que trabajó en el medio? familiares?

    Mi pregunta no es para poner en duda lo que escribes, sino porque es muy interesante.

    Tienes un muy buen blog.

    Saludos.

    Carlos Paz

  3. Abelo says:

    Esta muy bien la info. ¿podrias decir cuales fueron tus fuentes?

  4. El Gantus says:

    Abelo y Paz
    la bibliografia viene en el siguiente post, en realidad era un tema un poco extenso y lo dividí en dos,y al final vienen mis fuentes, aunque les puedo adelantar que una buena parte de la informacion de este post, esta basada en el libro de Ann rubenstein “del pepín a los agachados: la censura e el comic” del FCE, puros cuentos, y las páginas que linkeo en el mismo articulo

    Gracias

  5. No me había fijado los chingos que se parecían Ruiz Cortines y Jack Kirby.

  6. DR. LECTER says:

    Saludos Gantus!
    Muy buen post, de hecho me agradan mas este tipo de informaciones que los debrayes shamaniacos, pero bueno, negarse al humor es negar la humanidad, jejeje. Por cierto, feliz regreso a las labores, despues de enmielarse con la luna, jejejejjee.

  7. caffeineman says:

    Me late, muy interesante. Esperamos la que sigue.

  8. Pepe says:

    Interesante… interesante…

    Siempre me ha intrigado esa propensión a la estupidez mexicana… tanto de derecha, como de izquierda, jejjeje.

    Como me da por decir últimamente: “con razón el realismo mágico nació por estos rumbos… ¡cuánto absurdo!”

    PD: Sé que todo tiene su “razón”, pero al ver resultados e intenciones… vaya que es absurdo, jeje.

  9. Emiliano says:

    Pepe: ¿Estabas hablando como Homero Simpson (“¿Lo dije o lo pensé?“)? No entiendo tu comentario y lo digo sin pretender una ofensa. ¿Qué tiene que ver el “realismo mágico” o qué quieres decir con “resultados e intenciones”? Además el “realismo mágico” no tiene su origen en México, es un término que nace a partir de un texto de Alejo Carpentier (cubano) y él hablaba de lo “real maravilloso”.

Leave a Reply