El 10 de marzo del año en curso falleció una de las más grandes figuras del comic a nivel mundial. A la edad de 73 años, Jean Giraud mejor conocido como Moebius, dejo este mundo y un vacío monumental en la mente y alma de miles de lectores de cómic del orbe.

 

 

No quisiera hablar de la carrera de Moebius, en varios sitios de la red lo han documentado a conciencia, (pueden visitar este y este si desean leer más sobre la vida y obra de este autor). En este post prefiero contar un poco sobre la persona que tuve el placer de conocer allá por el año 1996,   cuando visito este país, y, si no me equivoco, fue la única ocasión que estuvo en México para una visita oficial ( el había viajado a México de joven, en busca de esos viajes místicos, muy populares, por la huasteca potosina). Hablar sobre el ser humano antes que el genio creador, porque cuando la genialidad es tan evidente, se olvida que un ser humano es quien la posee.

Pero como dijo mi cuate Jack a las muchachas de Whitechapel, “Vamos por partes”:

 

Corria el año de 1996, y nos encontrábamos Martín Arceo, Fernanda Gantus y yo preparando la CONQUE de ese año en la cual tendríamos la presencia de Stan lee, cuando un día en la oficina ( o la cochera de casa de mi madre a la que llamabamos así) recibimos la llamada de Philippe Olle Laprune, el agregado cultural de la embajada de Francia; pregunto por mi y me pidio asistir a su oficina en Reforma, para platicar de un evento que estaban preparando. He de confesar que a mis escasos 23 años fuí sorprendido por esa invitación, la verdad no tenía ni idea de como ir vestido y comportarme, no a diario se recibían llamadas de la embajada de un país, el caso es que me presente en la oficina de Phillipe, en donde me esperaba Zenaido Velazquez que en aquel entonces dirigia la SOMEHI ( Sociedad mexicana de Historietistas), Phillipe nos había reunido para informarnos de la visita a nuestro país de Jean Giraud alias Moebius, y que solicitaba nuestra colaboración para coordinar dicha visita.

Yo había leído poco tiempo antes, (gracias a que Martín me había prestado los tomos),  ”El Incal” obra maestra de la ciencia ficción europea que escribió Alejandro Jodorowsky y dibujaba Moebius, y me había cautivado tanto la historia como el extraño dibujo, muy alejado de los comics americanos que pululaban en aquel entonces, a ciencia cierta era mi única referencia de ese autor, suponía que era importante pero hasta ahí, por lo cual en esa reunión no me percaté de la importancia del hecho, y simplemente acepté participar por la oportunidad que representaba la relación con la embajada Francesa. Cual sería mi sorpresa cuando regreso a la “oficina” y al contarle a Martín la noticia, casi se le botan los ojos de las cuencas y su boca  corrió el riesgo de luxarse de tanto que la abrió, de inmediato, nos informó la importancia de este autor y en las siguientes semanas nos empapamos y comprendimos la importancia de Jean Giraud en el mundo del cómic .

 

Poster de la exposición de Moebius en el Museo de Culturas populares

 

 

Así pasaron los días y llegó el momento en que se inauguraría la exposición de Moebius en el Museo de culturas populares, había una gran cantidad de gente y nos dispusimos a participar en la inauguración, cabe mencionar que nuestra colaboración estuvo muy acotada desde el principio, la gente de la SOMEHI se había encargado de todo y no nos habían hecho partícipes de la organización, sin embargo por iniciativa personal,le habíamos pedido a unas amiga, Jennifer, Berenice, Liz y Miriam, que se vistieran de negro y plateado para ser las anfitrionas del evento, cuando al fin llegó Jean Giraud, lo primero que hizó fue quedarse viendo fijamente a una de ellas, Jennifer, y mientras los diferentes funcionarios del museo, la gente de la SOMEHI y diversos autores lo saludaban y aplaudían, el no despegaba la vista de Jenny, hasta que  se acerco y la saludo, preguntando nombre y edad, jenny le contesto, él sonrio, le dio un beso en la mano, y siguio su camino, cual fue nuestra sorpresa al descubrir que por el peinado que llevaba, la vestimenta y su tipo de rostro, Jenny era IGUALITA a un personaje suyo de una historia llamada “El mundo de Edena”. este fue nuestro primer acercamiento, ( Ahí nos tomamos la foto que pongo a continuación, enfrente de un tapete de chaquira Oaxaqueño que le gusto mucho a Moebius).

 

En el Museo de Culturas Populares, de fondo el tapete de chaquira que fascino a Moebius, de izq. a der.: Don Beto, Fernanda, Moebius, Yo Mero, Alejandra y Martín

 

 

Al finalizar el recorrido oficial, Moebius firmo libros, aquí quiero comentar un problema que hubo durante toda la visita a México del artista. Todo mundo daba ordenes, todo mundo organizaba, y al final nadie sabía que hacer, todo se convertía en un desbordamiento de gente alrededor de Moebius, y empezó en esa inauguración, lo tenían rodeado, todo mundo pidiendo algo y aventandose para conseguir su firma, por lo que en un momento de enojo, decidimos Martín , Fernanda y yo  hacernos cargo, nos acompañaban Alberto Torres ( Don Beto de cariño), Alejandra Rueda y Jenny, Miriam, Bere y Liz como anfitrionas, sin decir agua va, nos pusimos a ordenar a la gente, hicimos filas, pusimos una mesa y sentamos a Moebius a firmar, obviamente eso no nos hizó muy populares con la gente que rodeaba a Moebius y que de repente fueron separados de el por unos chamacos de entre, 25 y 19 años; al final, la gente de la embajada se llevó a Moebius a su hotel y a prepararnos para el siguiente día.

Al otro día la cita fue en el IFAL cerca del Angel de la independencia, en donde el embajador y Moebius compartirían una plática, después de eso hubo algunas reuniones, y la actividad cumbre del día fue una conferencia en el museo del Chopo, donde compartiría mesa con Bachan, Zenaido y alguien más que ahora no recuerdo, y ahí fue donde empieza la aventura…

La cita fue a las 7, el auditorio estaba a reventar, estábamos esperando a Moebius todo el equipo de la CONQUE, al ser un evento importante y por los antecedentes del día anterior, decidimos prepararnos, así que estabamos Martín, Fernanda, Alejandra, Don Beto, Jenny, Liz, Bere ( con su novio) y yo; la conferencia se retrasó, la gente estaba muy inquieta, y las cosas no pintaban bien, cuando llegó Moebius, el público estaba muy entusiasmado, y en un acto de nerviosismo, decidieron que para “calmar a la gente” Moebius hablaría primero, sin darle espacio a los otros dos ponentes programados que introducirían al autor, Moebius estaba visiblemente fastidiado, lo habían tenido dando entrevistas y en reuniones desde las siete de la mañana, se le veía tenso y un poco harto; sin embargo dio su platica, aconsejo a los autores y defendió el cómic como arte, cuando termino su disertación, le cedieron la palabra a Bachan, el público asistente se empezó a arremolinar alrededor del estrado, era obvio que después de escuchar al invitado estrella, estaban esperando el momento para abalanzarse por un autógrafo, Moebius se levanto un momento, tomó a Miriam de la cintura  y se pusó a bailar con ella, ( luego nos explicó que necesitaba desestresarse). Fue el acabosé.

En ese momento nos percatamos que eso iba a acabar mal, Don Betto y yo nos subimos al estrado, Martín salió corriendo por su carro para ubicarlo en la puerta, las niñas se llevaron a Moebius a la parte trasera del escenario, Bachan prefirió no seguir su ponencia, la conferencia se canceló, la gente empezó a subirse al estrado, Don Beto y yo la hacíamos de guaruras, impidiendo que la gente accediera detrás del escenario, Moebius no se explicaba que pasaba, no se separo de Fernanda y Ale en ningún momento. En ese momento veo a Martín al otro lado de la sala, haciendo señas de que ya estaba el carro en la puerta, las niñas rodearon a Moebius, Don Beto y yo actuamos cual Kevin Costner en la película de “El Guardaespaldas”, y nos abrimos paso entre la gente para sacar a Moebius de ahí, a la distancia pienso en el riesgo que corrimos de recibir un golpe o que las cosas se agravaran, sin embargo lo hicimos rápido y nadie reaccionó a la maniobra hasta que Moebius ya estaba en la salida.

De inmediato lo subimos al carro de Martín ( en aquel entonces un vocho Blanco), al novio de Berenice se le había prendido el foco y se salió con Arceo y acerco su Golf, nos repartimos en los carros, en el vocho iban Martín, Moebius, Fernanda y Don Beto, en el Golf, nos trepamos, Jenny, Liz, Bere, su novio y yo, (Jennifer no pudo acompañarnos, porque tenía otro compromiso) todos muy nerviosos y preocupados de la imagen que se iba a llevar Moebius con esta situación. Circulábamos sobre Reforma, y de repente Martín da vuelta sin decir agua va, se dirigía al eje central, nos emparejamos y le preguntamos que diablos hacía, a lo que contesto “¡¡Nos vamos al Tenampa!!”, a los que ibamos en el Golf nos invadió el desconcierto, no entendíamos porqué después de un trago tan difícil estos buscaban juerga, cuando llegamos a la Plaza garibaldi, en el estacionamiento, Fernanda se acercó y me dijo, que durante el camino, iban disculpandose con Moebius de la situación, y que le preguntaron que si queria que lo llevaramos al hotel para que descansara, a lo que el autor francés les contesto “Quisiera ir a relajarme y echar una cerveza” y de inmediato Martín se desvió al famoso lugar.

En el Tenampa las cosas cambiaron radicalmente, al calor de unas cervezas, Moebius se relajó, tomo confianza, platicaba con nosotros de sus anteriores viajes a México, de lo que amaba este país, que muchas cosas en sus dibujos e historias estaban inspirados en parajes mexicanos, confesó que le gustaba la música ranchera, y que escuchaba en ese entonces a Alejandro Fernandez, contratamos unos mariachis, bailó con las mujeres de la mesa, brindaba con nosotros y de repente al calor de la plática, Alejandra le preguntó cual era su nombre real, porque ella no era lectora de comics y que durante todo el tiempo solo escuchó que decían “Moebius para acá, Moebius para allá” y suponía que era un apodo, Moebius le contesto que se llamaba Jean, y Fernanda y Ale, sin el menor miramiento, le empezaron a decir JUANITO, recuerdo que Martín , Don Beto y yo estábamos esperando que nos aventara la cerveza en la cara por tan enorme desfachatez, pero al contrario, “Juanito” se reía a carcajadas cada que le decíamos así, le compramos un sarape típico, y al ponerselo se emociono al grado de empezar a besarnos a todos los de su alrededor en las mejillas, recuerdo a Don Beto ( hombre de 38 años en aquel entonces) decirme botado de la risa, “Me acaba de besar un hombre… PERO ES MOEBIUS , ¿que se hace en estos casos?” no parábamos de reír cuando le tuvimos que explicar a nuestro invitado lo que dijo Don Beto y porqué la pregunta. Como buenos mexicanos decidimos sacarnos una foto para inmortalizar ese momento, pedimos dos copias, una se la dimos a “Juanito” firmada por todos y la otra la tuve guardada hasta hoy, me recuerda ese momento tan especial que vivimos con ese gran hombre, no dibujo nada, no la dedico a nadie, simplemente puso esto:

 

 

De izq. a der.: Arturo (novio de bere) Berenice, Martín, Alejandra , Miriam, "Juanito", Liz, Don Beto, el Ferpecto y Fernanda.

 

 

Y como todo llega a su fin, terminamos la fiesta en el Tenampa y lo llevamos a su hotel, pero en el camino, a Fernanda y Alejandra les hizó efecto la cerveza ingerida y cuando llegamos a nuestro destino, ya no podían ni hablar de la angustia por expulsar el liquido en su interior, así que tratamos de despedirnos de forma breve, pero al ver la situación ( y el rostro) de ambas mujeres, “Juanito” nos pidió que pasaramos a su cuarto para que no fuera a suceder un accidente en el camino, Mientras nuestras acompañares liberaban su alma, seguimos platicando con “Juanito” y en un momento en el que hablábamos sobre nuestro país, le preguntamos que que le había parecido, temiendo que la experiencia no hubiera sido agradable, no contesto, sólo sacó su libreta personal de apuntes, y nos fue mostrando los dibujos de sus últimos viajes, lo que dibujaba en la intimidad, lo que pensaba, entre ellos había dibujado lo que le había parecido el México en el que estaba, sus calles, su aeropuerto, su gente, lo del tapete de chaquira del Museo de Culturas populares, su vista desde el hotel y un dibujo de Jenny que había hecho, comparándola con su personaje del Mundo de Edena. Nos quedamos mudos ante sus dibujos, no sé si algún día vieron o verán la luz pública, pero yo los recuerdo como fotografías indelebles en mi memoria, nunca he dejado de agradecer que nos abriera su mundo de esa manera. La despedida fue de abrazos y sentimientos encontrados, sabíamos que ese día no lo íbamos a olvidar.

Al otro día las actividades siguieron, en la mañana al llegar al Museo de culturas populares recibo un airado reclamo de Zenaido, reclamando que había preparado una cena en la casa de lago, que porqué nos lo habíamos llevado así, QUE HABIAMOS SECUESTRADO A MOEBIUS, que Phillipe estaba furioso, y ya no me acuerdo que tanta cosa más; honestamente me valía madre y le dije que ya dejara de joder y que dejara descansar a Moebius, las cosas estaban tensas cuando llegó Phillipe, se acercó , me pregunto que había pasado, le conté la historia, sonrio, me dijo que había platicado con Moebius y que todo estaba bien, y que me agradecía todo lo que había hecho ( cabe aclarar que a partir de ese momento, nuestra relación con la embajada fue maravillosa, a la CONQUE asitieron Francois Boucq, Paúl Guillon, Wollinsky, Marc Antoine Mathieu entre otros autores franceses, sin olvidar el viaje que hicimos en el 2001 a ese país, apoyados por ellos). a los pocos minutos llegó “Juanito” pero ahora se convertía en Moebius de nuevo, lo acosaban, lo llevaban de un lado a otro, tenía un taller en la tarde al cual entró más gente que la que había pagado, en fin, todo regreso a la “normalidad”, no lo iban a soltar y ahora menos después de lo que sucedió, nos despedimos, ya no teníamos injerencia en sus actividades, habíamos cumplido con lo acordado y no queríamos echar a perder el recuerdo de la noche anterior, nos acercamos Ale, Fernanda, Martín y yo, le dimos la mano, nos abrazo, nos dio un beso en cada mejilla, se disculpo con nosotros por no poder acompañarnos y nos dio las gracias, nos dejo sin palabras y los ojos cargados de lagrimas que Fernanda y Ale no contuvieron.

 

Fue la última vez que vi a Moebius, su imagen siguió creciendo, se convertía día a día en una figura pública de grandes proporciones, sería estúpido decir que fue mi amigo, seguramente el compartió con muchos grupos durante sus incontables viajes por todo el mundo, pero si puedo decir que esa noche quedo marcada en mi vida y de los que compartimos cervezas con el, ese “secuestro” se convirtió en algo invaluable, su timidez inicial.su libreta, sus risas, su baile, su esencia, convirtieron un “desatino” o un momento de alta tensión,  en la gran dicha de conocer al ser humano detrás del artista consagrado, me heredó un recuerdo que nadie me podrá robar, y que cada que abro uno de sus libros acompaña la lectura.

El 10 de marzo del 2012, murio Jean Giraud “Gircreador del teniente Blueberry, murió Moebius, el creador de Arzach, El Incal, el mundo de Edena, el garage hermético, la loca del sagrado corazón entre muchas más obras, pero para mi MURIO JUANITO, al que nunca olvidaré porque me dejo un momento único, y la vida se hace de eso, de momentos… GRACIAS JUANITO.

Share

Tags: , , ,

17 Comments on El día en que Jean Giraud “Moebius” se convirtió en “Juanito”

  1. atzka says:

    mira no mas! cuando tenias pelo y granos en la cara!

  2. Que buen artículo, muy interesante y emotivo. Nos permite conocer un poco más de un grande como Jean Giraud desde una perspectiva completamente distinta, más personal y más intima.

  3. Rafael Nieto says:

    Asombroso!

    Enhorabuena por la aventura y muchas gracias por compartir esta enorme anécdota!

  4. manel says:

    Tremenda historia, señor Gantús! Me ha gustado mucho. Y aparte del valor de la crónica, me ha recordado todo el tiempo lo bien acogido que yo mismo me sentí en el DF…

    ¡Se me acaba el segundo bote de salsa Valentina, y eso que sólo lo usamos en las grandes ocasiones! ¡A ver si voy a tener que volver a por más!

    ¡Un fuerte abrazo!

  5. gantus luis says:

    manbel
    No esperes a que eso suceda, mandame un mail y te envio de inmediato un par de botes tamaño jumbo directito a tu hogar, Un abrazo fuerte y se te extraña por estos lares

  6. Carolina says:

    Me gusto mucho ;D esta chido luis gantus Gracias x publicarlo ^_^

  7. Aila says:

    Toda una aventura digna de contar a los nietos. Descanse en paz Juanito.

  8. Carlos Paz says:

    Grandiosa anécdota, Luis!

    Gracias por compartirla :)

  9. ¡Que padrisima experiencia mi querido Luis!
    ¡Esta aventura no cualquiera la puede platicar!
    ¡Un gran saludo al maestro Moebius dondequiera que se encuentre!

  10. Manuel says:

    Luis: Los rumores y las malas noticias corren como reguero de pólvora, por eso estoy de nuevo visitando este tu blog, escribiéndote que lamentando, primero, la clara distorsión que haces del anécdota; podría deberse a tus débiles recuerdos de lo acontecido ya entrados los años, pero leo que en otros puntos pareces tener muy frescos esos mismos recuerdos, los detalles con que aderezas tu relato, el cuento casi detallista día con día. Sin embargo, hay mucho de invención en ello. Creo conveniente dejar claro que si esa vez vino Moebius a México, no fue por que el agregado cultural de la embajada de Francia estuviera preparando esa visita, sino fue Zenaido Velázquez, quien como representante de la SOMEHI había llevado a cabo todos los trámites y establecido los contactos para invitar a nuestro país al artista.Carlos Giménez, platicó en Anguleme con Moebius sobre esta invitación. Zenaido viajó a Francia con sus propios y escasos recursos, para establecer contacto con el artista y formularle la invitación personalmente, esto se hizo como parte de las variadas actividades culturales de la Somehi.Otros artistas fueron invitados después, como Francoise Boucq, Marc Antoine y Jaques Loustal y no fue para conseguir viajes gratis a Amiens, sino por una íntima convicción de estar llevando a cabo una labor en pro del mejoramiento del gremio historietil, basada en el intercambio cultural.Todas las actividades de esa visita estuvieron coordinadas y programadas por la Oficina del Libro, de la embajada francesa, por Zenaido y consensadas por el artista. Que te hayas llevado de farra a Moebius con tus edecanes no creo que diga mucho de la importancia o el conocimiento que tenías de su trabajo, además que nadie te reclamó el “rapto” de Moebius con tus cuatachos y tus muchachas, aunque tú afirmas lo contrario; es deleznable el montarse en el trabajo de otros y mucho más tergiversar las cosas. Dejo de lado el hecho que el recuerdo que tienes de Moebius sea el de una francachela con un francés del que tú no sabías a bien ni quien era. Triste anécdota me parece.

  11. gantus luis says:

    Martín
    Para variar utilizas este foro para dar tu Propia versión de los hechos, es justo, el derecho de réplica es aceptado en este foro, solo quisiera acotar un par de detalles:
    A mi el que me contacto fue Phillipe Olle Laprune, Zenaido nunca tuvo contacto conmigo al respecto. Tal vez por esa razón y a pesar del trabajo que se hizo, el logo de la CONQUE fue retirado del cartel que diseño la SOMEHI y donde estaba estipulado que se pondría, y tal vez por eso, y a pesar de nuestras anteriores sugerencias, tuvimos que hacer control de daños durante el evento por la flagrante desorganización que la SOMEHI mostró, más interesados en sacarse fotitos y estar a lado de Moebius, que en coordinar los eventos que se convertían en bombas de tiempo, aunque claro el de la memoria “senil” soy yo.

    Sobre Francois Boucq, Marc Antoine y Loustal, me temo que estas mal informado ya que esos artistas visitaron la CONQUE por platicas con la embajada, en las cuales nunca estuvo presente Zenaido, lo que el haya hecho fuera o dentro de la visita de estas personas no es de mi incumbencia, mis tratos a partir del mal sabor de boca que nos quedo de la visita de Moebius con la SOMEHI fueron discretos y muy medidos, por lo menos hasta que llego Sixto a la presidencia, y restablecimos acuerdos y platicas.

    Me imagino que tu punto principal es denostar lo que escribo porque a mis 23 años desconocía la importancia del invitado, y como PODRAS LEER en los primeros parrafos del texto, así lo admito, sin embargo y si puedes leer otra vez con atención el texto, estoy hablando del ser humano, del hombre que me tocó conocer, si mis “edecanes” o las personas que fuimos esa noche con Moebius al Tenampa conocíamos o no su obra, es intrascendente, el resultado final es la hermosa experiencia que tuvimos con ese “Francés”, no intento mostrar la importancia de la obra de Moebius ( pongo unos links para que la conozcan) en MI blog PERSONAL quiero contar una anécdota PERSONAL, y tal vez, solo tal vez, es posible que viviéramos esa experiencia, gracias a nuestro “Candor” e “Ignorancia” , Si quieres poner a Zenaido como el motor y alma que ilumino a la historieta en México, hazlo, a mi que, yo cuento lo que viví, y procuro no contar lo que ví y que no tiene que ver con este relato, para evitar entrar en polémicas baratas, honestamente Manuel prefiero evitarlas, te repito lo que te dije en alguna discusión anterior, por lo menos mi trabajo y lo que hago no tiene nada que ver con lo que ustedes hacen, ni me deben, ni les debo, ustedes sigan con lo que hacen que yo seguiré con lo que hago, y si quieren contar su historia haganlo, que para eso el internet es un espacio ilimitado.

    Y por cierto, eso que afirmas de que “nadie me reclamo el rapto” me parece curioso, ya que no recuerdo que estuvieras presente en ese momento, pero bueno puede ser mi memoria vieja y desgastada, porque no creo que estes escribiendo esto en representación de alguien más ¿o si?. porque el reclamo lo recuerdo como si fuera ayer, confieso que fue muy divertido.

  12. Manuel says:

    Boucq Antoine y Loustal estuvieron en México antes, por los oficios del representante de la SOMEHI, que en ese tiempo era Zenaido, después,fue que la CONQUE hizo los tratos para con los artistas franceses, y a mi en lo particular nunca me interesó la parafernalia ni el boato con que la CONQUE rodeaba a sus invitados.Los interesados en fotitos y estar al lado de Moebius fueron ustedes y la prueba es tu mismo artículo, aderezado precisamente con fotitos. A muchos en la SOMEHI nos interesaba más que las fotitos, el trabajo que el artista desplegó en la muestra, su técnica, sus experiencias como profesional más que el aspecto carnavalesco o de figura glamour que la CONQUE y otros festivales publicitaban de los artistas. Pretender que el el “rapto” de Moebius fue el “control de daños” de ustedes por el evento desorganizado,es un torpe eufemismo,Luis. Nadie te reprochó ni nunca se comentó que te hayas “raptado” a Moebius para una parranda,sino que este acto fue lo único desorganizado del evento. Si tú deseas que te refresquen la memoria sobre el asunto, creo que podrían hacerlo algunas otras personas directamente involucradas, pero coincido contigo que lo que tú haces no tiene absolutamente nada que ver con lo que nosotros hacemos, desde esos tiempos como hasta ahora, sin embargo, cuando otro artista extranjero de renombre en la historieta venga te avisamos a ver si le organizas alguna escapadita con las muchachas…

  13. gantus luis says:

    Manuel
    Me encantaría que YA organizaran algo, porque hasta el momento lo único que siempre leo de ustedes son quejas y puyas, la neta me parece muy aburrido, si lo que quieres es ensalzar el trabajo de la SOMEHI de aquel entonces, me parece bien, hazlo en los diferentes medios que tienen y promocionenlo, porque aquí honestamente, no encontraras eco a tus hurras a Zenaido, si el trabajo que hicieron hubiera sido bueno te aseguro que se notaría en estos momentos tan aciagos para los historietistas de esta época, no necesitarías hacerte presente en cada post que los mencione en mi blog para resarcir su imagen, tendrían el respeto de los historietistas actuales que han desarrollado su carrera alejados de ese tipo de asociaciones precisamente por conflictivas y de pobres resultados.
    Y no te preocupes por los artistas del extranjero, he tenido la oportunidad de convivir con algunos y ten aseguro que no fue gracias a ustedes, sino al trabajo de gente tan valiosa y productiva como “las muchachas” que tanto te molestan. A muchos de ellos les aprendí que lo que importa en este, y cualquier medio, es EL TRABAJO Y LOS RESULTADOS.

    Tu problema no es con lo que aquí escribo, sino que mencione a la SOMEHI, y te repito, si hubieran hecho su trabajo, no estarían los historietistas en la situación en la que se encuentran, si en realidad hubieran organizado con éxito las visitas de artistas extranjeros y su influencia fuera clara y notoria, hubieran aprendido a ser autores y no simples maquinadores ubicados en zonas de confort que se desvanecieron con el tiempo.

    Puedes seguir queriendo enlodar el recuerdo, no lo conseguirás manuel y te invito a que mejor te concentres en lo que realmente importa, y percatarte que el enemigo no son los editores, ni el gobierno ni mucho menos un simple blog, el enemigo esta en ustedes y en su incapacidad de generar algo más que quejas y peleas, por mi parte di lo que quieras, honestamente ya no me interesa seguir con esta insulsa discusión, cuando muestres resultados palpables hablamos, mientras puedes vociferar lo que quieras, pronto te cansaras y te darás cuenta que fue inútil, hace mucho que su voz se apago.

  14. THUNDERCRACKER says:

    En la casa de Francia Moebius dio una conferencia y siguio una firma de autografos. yo llevaba unos tomos de UNA AVENTURA DEL TENIENTE BLUEBERRY que habia madado encuadernar y como no sabia llegar llegue tarde a la conferencia y era el ultimo de la fila de autografos.
    Compre una estampa para un amigo y espere formado, a media fila creo alguien anuncio que la firma de autografos continuaria sin ningun problema en el Chopo y que si queriamos nos desplazaramos para no retardar la conferencia en el Chopo
    Casi toda la fila dijo que si y quedamos solo dos o tres formados
    asi que por si las dudas le pedi el autografo ahi
    Sinceramente me senti orgulloso de que el embajador de Francia diera una exclamacion de asombro ante mis revistas y Moebius tambien se sorprendio
    Incluso no solo me firmo sino dibujo un rostro del teniente Blueberry en el tomo
    LLegando al Chopo comenzo la conferencia y oh sorpresa ya no hubo firma de autografos
    No pude evitar sonreir por mi buen suerte
    si no hubieran anunciado la firma en el chopo probablemente no me hubiera hecho el sketch
    su hubiera confiado en lo anterior tampoco

  15. pdmps says:

    ¡¡Qué risa con “Juanito”!! Tengo mi Incal-Cinquième Essence autografiado por Moebius, en algún momento entre el Museo de Culturas Populares y el Chopo. Me acuerdo que alguien organizaba el acceso a la mesa: Como los periodistas querían una foto de Moebius dándo autógrafos, el organizador me dijo “Tú que traes tu comic francés, ponte aquí y le sonríes”. Y ahora que lo pienso, se me hace que ése era Luis Gantús :)

Leave a Reply