Pos afigurensen mis electoras y electores que mi querido Luis Sopelana, mejor conocido en los barrios bajos comiqueros como “el Sope”, puso en los comentarios del post pasado un link a un artículo muy interesante, el cual posteo a continuación (esto fue copiado textual de la sección de cartas de la Jornada, http://www.jornada.unam.mx/2009/06/15/index.php?section=correo les dejo el link por si alguien quiere corroborar lo aquí transcrito):

Cancelan derechos laborales a historietistas

La extinción del dibujante, extinción de la historieta.

Es tal la extensión y profundidad de calamidades generadas por el liberalismo económico y su espurio gobierno conservador, ahora agudizadas por la crisis económica, que ya las malas noticias no son noticias.

Este asunto nuestro quizá se pierda en el mar de conflictos sociales, con los que cada día amanecemos; pero uno lo divulga siempre con la esperanza de que algo suceda, como un SOS.

Estamos al final de toda una época de la cultura popular en la cual la historieta prostituida no acaba aún de morir y la que se supone (?) habrá de sustituirla (la historieta familiar, popular) todavía no da signos vitales. Un ejemplo ilustrará esta transición si no es que muerte definitiva de la historieta mexicana; sólo es una pequeña muestra de lo que sucede a cientos de historietistas en México: el caso Ángel Mora Suárez:

Dibujante desde los pepines, entre muchas otras historietas de La Dalia Negra, México, historia de un pueblo, Episodios mexicanos, Snif, Novelas mexicanas ilustradas, Bronca y su inolvidable Chanoc, en coautoría con Pedro Zapiain; ganador del único Premio Nacional de Historieta que se haya organizado en México (1981), (con El tigre automático con argumento de Rolo Diez); comenzó a realizar la historieta romántica El espejo de la vida, con la cual se fundó la Editorial EJEA, de Jaime Flores Serrato (+), hace aproximadamente 37 años.

Al ser desplazada la historieta familiar, popular en la década de los 80 y principios de los 90, esta editorial, entonces ya de la familia Flores, puso al maestro Ángel Mora, en plenitud de su capacidad creativa, a dibujar, maquilar Los sensacionales, o historietas de albures, al mismo tiempo que le negaba la posibilidad de publicar obras de su creación. Ya para fines de los años 90 encontramos de lleno al maestro bocetando alteros de cartones de pornografía grosera para las editoriales Toukan y Mango, propiedad de los descendientes de Flores Serrato.

El siglo XXI sorprende al maestro Mora, a sus más de 80 años, dibujando aún pornografía grotesca. Con el agravante de que, por la reducción del mercado, que significa disminución de precios por página (cartón) y escasez de trabajo, se ve orillado a solicitar un préstamo, el cual, a la postre fue destinado a pagar una intervención quirúrgica al corazón, ya que, las editoriales que él contribuyó a fundar, habían despojado a dibujantes y guionistas del servicio de gastos médicos mayores, el seguro de vida y el aguinaldo.

Ahora que el maestro, junto con un grupo de 15 de sus amigos y compañeros, han demandado a estas editoriales el pago de prestaciones e indemnizaciones conforme a la ley, la patronal pretende hacerles efectiva una supuesta renuncia a sus derechos laborales, autorales y humanos. Estas empresas, no conformes con acabar con la historia familiar, popular, de secular tradición y culto en México, ahora pretenden negar el carácter laboral, subordinado en que convirtieron sus relaciones con los historietistas, a quienes tampoco se les respetaron sus derechos autorales y además se les coartó su creatividad.

Francisco J. Sánchez Sandoval, Roberto Castro Márquez, Andrés Cisneros Rodríguez, J. Santos Lupercio López, Angel Mora Suárez, Julio C. Castro Flores, F. Antonio Velázquez Fraga, Sergio Pérez Palacio, Salvador López Alcázar, Zenaido Velázquez Fuentes, Mario Guevara Hernández, Rolando Martiarena Mayna, Alejandro Rodríguez Martínez e Iván Santillán Cárdenas.

1138chanoc-no1-edit-novedades

De primera instancia, al leer esto y ver que se refieren a un dibujante al cual aprecio sobremanera por su calidad humana y su talento, Angel Mora (dibujante creador de Chanoc) una parte de mí se enojo  y mentó madres enfocando mi exabrupto a las susodichas editoriales. Sin embargo al pasar mis 5 minutos de coraje, recapacité y me dí cuenta que esto lo he venido escuchando desde que estoy metido en este medio (En el 91 cobre mi primer sueldo por colaborar en una historieta).

Es la vieja historia de los Editores desalmados y los pobres dibujantes explotados, y honestamente aquí hay algo que no encaja:

collage-comics1

Por un lado hablan de “la historieta prostituida” como algo malévolo, el poner a la historieta comercial con el mote despectivo de “prostitución” tenemos que remitirnos a su definición:

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:

prostitución

  1. f. Actividad en la que una persona admite contactos sexuales a cambio de dinero.
  2. Envilecimiento,degradación,generalmente por interés:
    prostitución de ideas a cambio de poder.

Por lo tanto si hubo un “envilecimiento” o “degradación”, tuvo que haber un perpetador de la misma, y la historieta no se realiza sola, y por lo que tengo entendido, los editores NO DIBUJAN. En nuestro país la historieta en su mayoría se ha realizado bajo el sistema Editor-contrata al autor, esto quiere decir que siempre ha existido un contratante de servicios, una persona que paga por realizar un trabajo, si la historieta se prostituyó, como dicen ellos, fué porque alguien tuvo “interés” por hacerlo, y en este caso los que se prostituyeron fuerón los dibujantes, al aceptar el pago por hacerlo.

También mencionan que el dibujante no tiene derechos laborales, ni prestaciones ni nada, en un tono de exigencia que impide recordar, que el ser dibujante ES UN OFICIO, como grabador, escultor o carpintero, los oficios se enaltecen en base a la maestría de sus realizadores, Miguel Angel Buonarroti era un escultor al cual le encargarón una serie de trabajos, los cuales realizó con maestría, pero fueron TRABAJOS POR ENCARGO. Si un dibujante tiene derecho a prestaciones o prebendas laborales, esto debe de ser establecido por medio de UN CONTRATO DE TRABAJO, donde el patrón se comprometa a cumplir con dicho trato.

sixtina31

La misiva tiene un tono de exigencia plañidera, hablan de la muerte de la historieta y atribuyen a las editoriales dicha responsabilidad, utilizan la situación particular de un artista reconocido y admirado para poder justificar su reclamo y hacerlo”válido”.

Lo curioso del caso, es que, entre las firmas se encuentra la de Zenaido Velazquez, quien fué el dirigente de la SOMEHI ( Sociedad mexicana de historietistas) durante gran parte de los 90, y que dicha asociación debería haber protegido a los dibujantes desde antes para evitar este tipo de “atropellos”

Como no quiero que esto se tome como un ataque hacía las peticiones de estos dibujantes, intentaré exponer de forma clara mi punto al respecto de manera lo más objetiva posible, ya que considero que ambas partes tienen culpa de esta situación y reitero mi creencia de que la historieta no ha muerto, lo que esta muriendo (o ya murió) es la impresión masiva de dicho medio de comunicación:

imprenta_gutenberg

La industria de la historieta en nuestro país se convirtió en un gran negocio en las décadas del nacionalismo revolucionario, en esa época donde el entretenimiento florecía en nuestro país y medios como la historieta, el cine o los teatros de revista eran consumidos en gran volumén por un pueblo en busca de entretenimiento para olvidar los aciagos días revolucionarios y de la segunda guerra mundial. Las editoriales que publicaban historietas empezarón utilizando servicios de agencias estadounidenses, pero con el tiempo, dicho material era insuficiente para la demanda del público, y se empiezan a desarrollar historias propias, surgen los primeros fenomenos de ventas como “Los Supersabios” de german Butze, “Santo, el enmascarado de plata” de José G.Cruz, Los superlocos de Gabriel Vargas, las novelas sentimentales de Alfonso Tirado y Guillermo Marín, entre muchas otras.

herrerias_05

La demanda creciente de material, hace que los dibujantes más experimentados formen estudios de realización de historieta, gente como Valdiosera, Marín, José G. Cruz, y muchos más juntan en un solo sitio a una gran cantidad de jovenes promesas y aspirantes al oficio de dibujante. de dichos estudios surgen figuras como Sixto Valencia, Antonio Gutierrez, Bassoco, Angel Mora o Juan Alba, que a su vez forman sus propios estudios.

Durante muchos años, la historieta generaba el dinero suficiente para que editores, dibujantes, argumentistas y un sinfín de negocios alternos como impresores, letristas, papeleros, etc; pudieran vivir sin sobresaltos y comodamente, claro que había problemas y malos entendidos, también la creación de grupos de poder que impedían la generación de proyectos autorales. era un pastel muy apetitoso y los editores no querían compartirlo, sin embargo los autores capaces de generar un movimiento autoral estaban muy arropados y consentidos por las editoriales, por lo tanto, los esfuerzos independientes rapidamente se perdían por la falta de recursos o el desinterés de la gente (junto con el bloqueo de la Unión de Voceadores, gran aliada de las editoriales grandes).

e3c43066c3d4888ccfb36e93c9405235

A mediados de los 80 la industria recibe su primer gran golpe, la crisis de papel en méxico, esto aunado a una crisis severa heredada por el gobierno de Lopez Portillo, pone en una situación complicada a la industria, y acelera el quiebre de una editorial tan poderosa como Novaro. el quiebre de dicha editorial afecto sobremanera al medio, cancelando fuentes de empleo, cerrando títulos que nunca se recuperaron y dejando sin lectura de historieta a una gran parte de los lectores de clase media ( este punto de Novaro es importante para entender el boom del comic del 90 pero eso será otro post).

Para los dibujantes, era momento de unirse de crear una fuerza que los protegiera de la crisis económica de las editoriales, pero esto no sucedió. EJEA toma fuerza en el mercado y paga muy bien a los colaboradores ( incluyendo regalías para algunos de ellos), se vivió en jauja todavía unos años. Pero con la llegada de Salinas a la presidencia, varios golpes cimbrarón al medio: el encarcelamiento de Guillermo de la Parra por una vendetta política, ocasiono que Editorial Vid (antes EDAR) quedara en manos de su hijo Manelick de la Parra, el cual poco a poco fue desmantelando el equipo de administrativos y editores, hizó a un lado a los dibujantes y convirtió a Vid en una empresa tenedora de servicios, con nula producción nacional, El gobierno instituyo que los autores de historieta tenían que pagar impuestos, lo que ocasiono la primera gran reunión de historietistas en busca de un fin común, era el primer esbozo de crear un grupo que protegiera los derechos de los autores, se funda la SOMEHI (antes hubo intentos como la ANHIG, asociación nacional de historietista – no tengo el dato a la mano si estas siglas son correctas, prometo revisarlo- y la Hermandad de historietistas, fundada por Don Toño Gutierrez, pero estos grupos eran más sociales y de convivencia que con interés gremial) , pero este grupo se infiltra de esquiroles y es dirigido de forma ambigua y poco seria, lo que ocasiona que los logros sean pírricos y se pierda un momento hístorico de unión que desencadeno en un aumento sustancial de poder sobre el artista para los editores.

collage-comics2

En esas épocas se funda Mango-Toukan, y parecía que otra opción se abría para el autor mexicano, funciona muy bien al principio pero poco a poco las ventas empiezan a caer, y la solución que toman los editores es bajar el pago por cartón a los dibujantes, este era otro momento para mostrar unión, pero, como resulta obvio, esto no sucedió. Las pugnas internas, las patadas abajo de la mesa y la inoperancia de la SOMEHI, permitió que los pagos bajaran, y los editores se dieron cuenta que esta podría ser la fórmula para bajar costos, luego fueron quitando derechos, a muchos dibujantes bien pagados los fueron haciendo a un lado, el dibujante se defendía solo, el trabajo empezó a ser escaso, y sin darse cuenta y a base de quejas pero poca acción la industria enorme y poderosa que era la historieta se ha convertido en un rastrojo de si misma.

Esta historia tiene muchos asegunes y se podría desarrollar en miles de renglones, hay muchos casos especificos de movimientos editoriales pero sería demasiado largo (¿máaaaaasss?) el hablar de ellos, así que me enfocare a los dos involucrados en este asunto de forma general para una conclusión:

LOS AUTORES DE HISTORIETA

Durante años vivierón inmersos en una industria fuerte y que pagaba muy bien, eran un gremio respetado y con poder e influencia, Esta situación les impidió ver que el mundo cambiaba, se negarón a cambiar un sistema que les dejaba dinero por un experimento gremial de protección al autor, gente como Sergio Tapia, que durante mucho tiempo trató de impulsar el derecho de autor, era segregado de las editoriales y atacado por sus mismos compañeros. Los dibujantes se dedicaban a darse golpes bajo la mesa, no se unían, no pensaron que tarde o temprano les iba a afectar, Las asociaciones como la SOMEHI eran poco efectivas y solo sirvieron de refugio durante mucho tiempo de vivales que aprovechaban su posición para sus intereses particulares, utilizando el status de los historietistas y el discurso de defensa de los autores como arma de negociación con los editores para sus propios fines ( en la actualidad la SOMEHI es dirigida por Arturo Zaid, e intenta recomponer el camino, aunque el legado que recibierón, es una sociedad desfalcada, hasta los escritorios vendieron algunos, con pocas posibilidades de movimiento y atrapada en el recuerdo de un pasado feliz).

El exigir ahora que se respete y les den, lo que en su momento su desunión y falta de compañerismo les impidió defender, es como tratar de resucitar a Pedro Infante, cargando los DVD’s de sus películas. Me entristece mucho la situación de Angel, estoy seguro que es uno de los grandes historietistas de este país, que debería estar en su casa descansando y disfrutando de homenajes y premios, es injusto que grandes creadores en nuestro país vivan este tipo de situaciones, pero es más injusto que esto haya sido ocasionado por vivales sin talento, que aprovecharon la fama de un gremio para intereses personales, a esos reclamenles.

LOS EDITORES

Negociantes, impulsores, mecenas de artistas, engolosinados con las fuertes ganancias que dejaba la historieta, pensaron que los realizadores eran sustituibles, que siempre habría quien hiciera su trabajo, los vieron como herramientas desechables y explotaron las formulas de éxito hasta el cansancio. Cuando los recursos eran vastos, cuidaron su negocio, cuando se les presento el primer escollo en el camino secuestraron la dignidad de sus trabajadores, nunca pensarón que esta decisión los llevaría a ver la caída de colosos como EDAR, EJEA o Novaro, Dichas editoriales vieron su declive cuando fuerón heredadas a los hijos de los fundadores de estas empresas, los cuales se educaron lejos del papel y la tinta, despreciando lo que les daba de comer, y buscando el mayor ingreso por la menor inversión, algunas excepciones como jaime o Germán Flores, no pudieron evitar repetir las fórmulas ( Me consta que Jaime trató de darle oportunidad a nuevos valores y generar producto diferente, pero los mismos autores, no entregaban a tiempo y dejarón morir buenos proyectos), pero nuca hubo comunión entre los editores y la nueva camada de dibujantes que preferían probar suerte en el extranjero o enfocarse a la publicidad.

El explotar una fórmula de forma incesante lleva al hartazgo, antes de que esto suceda se tiene que producir material nuevo, experimental, que nutra la imaginería popular, los editores decidierón que eso era riesgoso, nunca quisieron salir de su zona de confort y con el tiempo esa zona se convirtió en ruinas,  y pensaron que fue un golpe de la nada, nunca se dierón cuenta de donde vino el fregadazo, y cuando quisieron reaccionar ya les habían cantado el Knock out. Y todavía se levantarón preguntando ¿Porque?

fd_boxingmatch

La historieta se esta reinventando, se desarrolla en otros medios, su lenguaje esta más vivo que nunca, el impreso a nivel global tiende a desaparecer, los nuevos creadores, tendrán que buscar la forma de desarrollar este lenguaje en una plataforma nueva, y hacer que su mensaje llegue a la mayor cantidad de lectores posibles. el camino es duro pero veo a un grupo intentarlo y poco a poco lograndolo.

Hace un siglo en los periódicos empezaron a aparecer tiras comicas para ilustrar el diario acontecer, algunas diarias, otras semanales, eran relleno entre la información, y poco a poco se convirtieron en parte fundamental de dicho medio, hasta generar su propia identidad y mercado, ahora sucede lo mismo con la red, depende de los autores no repetir errores del pasado y enfocarse a crear y producir, saber defender sus derechos y saber negociar con los futuros editores, es un camino en conjunto, los editores que hagan su trabajo y que los autores hagan el suyo. Cuentas claras amistades largas.

¡¡¡Aínos!!!

Share

Tags: , , , , , ,

68 Comments on Tanta culpa tiene el que le amarra la pata…

  1. gantus luis says:

    Manuel
    La diferencia es que nosotros nos hacemos responsables de nuestro trabajo, no buscamos culpables y no esperamos que nos hagan algo para demandarlo y buscar la “simpatía” del público, por lo crueles que fueron con nosotros. y resulta curioso que en los eventos en los que acudimos todos estos grupos, intercambiamos ideas y opiniones de forma muy tranquila y divertida, analizamos acciones a seguir y cada quien propone nuevas formas de EVOLUCIONAR, y para eso no necesitamos un “sello” que nos reuna, ¿no es esa la intención de una asociación?

    Lo que resultaría triste y lacrimoso sería seguir esperando que llegue un editor que nos salve de las garras de los otros editores, preferimos ser NOSOTROS los que decidamos sobre nuestro trabajo, y a la fecha podemos decir que publicamos lo que queremos, como queremos y donde queremos, ¿no sería más fácil que en vez de estar peleando con la misma pared, le dieran la vuelta, tomarán otro camino y empezaran a mostrar su talento?

    En esta época YA SE PUEDE, aprovechenlo, usen el internet, sean autores que decidan sobre su obra, generen contenidos, hagan lo que siempre quisieron hacer y muestrenle al mundo que los editores los desperdiciaban. Muchos ya lo están haciendo, ¿ustedes que esperan?

    Te voy a contar una anécdota que sucedió no hace mucho, en una conferencia sobre el comic de lucha libre, tuve la oportunidad de compartir la mesa con algunos dibujantes que habían hecho este tipo de comic, durante gran parte de la plática se escucharon quejas sobre la impotencia que les causaba el que los editores les impidieran realizar una obra de mejor calidad. En ese momento yo les propusé que hicieran esa obra, que hicieran una novela gráfica de luchadores como siempre la quisieron hacer, y que yo ME COMPROMETÍA a conseguirles una editorial que lo publicara, que les pagara regalías y que les respetara sus derechos como autores, que la obra SIEMPRE les pertenecería, lo único que tenían que hacer era HACERLA; De eso ya pasaron casi tres años y nunca recibí respuesta ni siquiera una llamada.

    Y como este te puedo poner sobre la mesa muchos más casos con artistas de tu generación, de la mía y anteriores, lo importante ES PRODUCIR, el mundo cambio, la queja y el apuntar con el dedo flamigero de la culpa no lleva a ningún lado, y creo que ya se deberían de haber dado cuenta

  2. Zenaido Velázquez Fuentes says:

    LA PENA DEL COCODRILO
    (Respuesta a Luis Gantus)

    Hace poco tropecé, paseando por el ciberespacio, con un texto de Luis Gantus. Después de sentir, nos confiesa, un impacto por nuestra denuncia en el diario La Jornada, reflexiona… y ya más tranquilo, encuentra que, finalmente es la misma historia maniqueísta de siempre en el medio editorial narrativo gráfico: editores malos vs. dibujantes y argumentistas buenos.
    Una vez pasado el coraje y con la cabeza fría, Luis intenta hacer una racionalización en la que, al final, de esa etapa de sensibilidad no queda nada. En este transcurso, por más que –ya en la frialdad del raciocinio– intenta neutralidad, no lo consigue; así como tampoco tiene éxito su esfuerzo por rescatarla, afirmando que siente mucho lo que le pasa al maestro Ángel Mora: las duras conclusiones de su análisis son unívocas y contundentes; a) los prostituidos son los dibujantes y escritores de historieta, no los editores; b) si Ángel Mora se encuentra en la situación actual de abandono, no es responsabilidad ni “culpa” de los editores, sino de quienes formamos parte y dirigimos la sociedad autoral, o sea, los propios narradores y el mismo maestro, por lo tanto. Veamos más puntualmente, desde un principio, como un termómetro, cómo va cambiando la temperatura entre el corazón y el cerebro de Luis.
    En efecto, el objetivo manifiesto de la carta, a pesar de que es una denuncia, no es primordialmente catártico, sino llamar a la reflexión, la solidaridad y la sensibilidad consciente. Por cierto, aparte de la crítica a y de la narración gráfica, lo que hace falta son análisis lo más apegados posible a la realidad, la verdad, para que, con su objetividad contribuyan a sacar del hoyo a este género en desgracia. Me deslindo de todo tipo de animadversiones personales (tipo Tapia), lo cual rebaja la discusión; esto es, me aparto de todo aquello que apunte a lo pueril (chismorreo, politiquería, etc.), la distracción que convierte el debate en querellas inútiles.
    Esta aclaración es pertinente porque, luego en los medios electrónicos (el blog), se tiende a una discusión light, a transformarse en campos para dirimir fobias, manías y hasta patologías individuales o de grupos, que se forman en torno a tal o cual editorial (nacional o extranjera), a tal o cual brillo de dibujantes y argumentistas. Y aquí, hay verdaderas lealtades que lindan en estulticia repetición y que incorporan no sólo intereses profesionales, sino económicos también.
    Y como sentenció Karl Marx, parafraseando también a Dante, antes de entrar al infierno: Déjese aquí cuanto sea recelo/ mátese aquí cuanto sea vileza.

    PARA QUE ALGUIEN (HOMBRE O MUJER) PUEDA COMPRAR SEXO, ES NECESARIO QUE EN EL MERCADO ENCUENTRE UNA PUTA O UN PUTO: LA LÓGICA DICOTOMÍA DE LUIS.

    No es un asunto de estar a favor o en contra de la práctica disimulada o abierta de la prostitución, masculina o femenina: cada quién vende lo que tiene, quiere y puede, según su conciencia y necesidad, en este mundo burgués. O sea, pues, la prostitución, en cualquiera de sus formas, no es buena ni mala, no es una cuestión moral, sino un fenómeno social y cultural.
    Cuando afirmamos que la narrativa dibujada se prostituyó, utilizando una figura prosopopéyica, estamos diciendo que la corrompieron, la desvirtuaron –convertida ya en mercancía— los editores, guiados por su insatisfecha codicia de mayores ganancias. Ciertamente, el trabajo enajenado (asalariado) bajo el capitalismo puede ser una forma de prostitución, porque, como descubre Luis, “la historieta no se realiza sola”; pero, si aceptar un salario (“el pago por hacerlo”), para satisfacer una necesidad básica es prostitución ¿qué será cuando “una persona que paga por realizar un trabajo”, lo hace impulsada por la avaricia?
    Recordémosle a Luis, cuando advierte que “los editores no dibujan”, que no sólo no dibujan: tampoco escriben los argumentos y guiones; lo que sí han hecho es registrar a su nombre en Derechos de Autor los títulos para apropiarse de la creación de dibujantes y escritores. Los amigos de Luis, los editores Jaime y Germán Flores Montiel, con quienes él trabajó y a quienes defiende con tanta vehemencia, aparecen como creadores en cada una de sus historietas con el pseudónimo de “Norman Klimt” y “Boris Lagarde” para cobrar las regalías de todos los historietistas y quedarse con ellas, en lugar de repartirlas. ¡Y además, sin pagar impuestos!

    EL CONTRATO UTÓPICO DE LUIS MORO O EL CONTRATO DEL LEÓN Y LA GACELA.

    El “sistema Editor – contrata al autor”, de Luis Gantus no lo encontramos por ningún lado; sólo existe en su imaginación. Lo que sí es cierto, es que, algunos editores elaboraban unilateralmente una suerte de contrato –supuestamente autoral, que no de edición–, para después no dejar otra opción a la víctima más que firmarlo.
    Este tipo de editor no es “contratante de servicios”; si fuese un verdadero contrato, de edición, debería de contener especificaciones como, el número de ejemplares impresos, vendidos y devoluciones, el tanto por ciento de regalías que se van a pagar a los creadores; etc., pero nada de eso establece, por lo consiguiente no es un contrato de autor ni de edición.

    Por otra parte, tampoco existió un documento como contrato de trabajo, que contemplara la cantidad (destajo) de trabajo (cartones) por día (jornada) del dibujante y escritor. Entonces ¿qué relaciones han contraído los creadores en este tipo de historietas? No obstante, y a pesar que los editores no fueron tan tontos como para plasmarlo en un papel, de hecho sí se ha aplicado el régimen de trabajo asalariado. Esto podría sonar tan extraño para el trabajo creativo, pero así fue (y sigue siendo en lo que queda)1.

    LA REVELACIÓN DEL SECRETO DE LA RELACIÓN ENTRE EL TRABAJO ASALARIADO Y LA ACTIVIDAD ARTÍSTICA.

    En el capítulo 6 “PRODUCTIVIDAD E IMPRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO ARTÍSTICO”, de su libro “LAS IDEAS ESTÉTICAS DE MARX”2, Adolfo Sánchez Vázquez afirma:

    El trabajo artístico produce, ciertamente, belleza,
    placer, emociones o ideas bajo una forma con—
    creto-sensible, pero en cuanto cae bajo la ley de
    la producción material capitalista es sólo una ac-
    tividad productiva (p. 196).

    Nos ha definido ya en el párrafo anterior a este, Don Adolfo, que trabajo productivo es el que “produce plusvalía para el capitalista”. Continúa más adelante:

    La productividad, por tanto, no depende del ca—
    rácter del trabajo –físico o artistico- ni de la forma del producto (p. 198).

    Así, citando un ejemplo de Karl Marx, el filósofo nos ilustra:

    Un escritor [o dibujante] es un obrero productivo,
    no porque produzca ideas [o dibujos] sino porque
    enriquece a su editor (p. 198)3.

    Utilizando otro ejemplo de Marx, Sánchez Vázquez concluye:

    Del ejemplo de Milton, puesto también por Marx,
    se deduce que, cuando el poeta [o historietista]
    crea por un impulso natural, su trabajo es im—
    productivo; en tanto que él crea libros como
    mercancías, sujeto al capital que ha de hacer
    incrementar, realiza un trabajo productivo
    (p. 198)4.

    Continuando con el desarrollo de su síntesis, seguimos al maestro,

    Ahora bien, al perder su naturaleza
    específicca,cualitativa, concreta
    el trabajo artístico ¿qué forma adop-
    ta?…[la] de trabajo asalariado.
    (p.199).

    El filósofo se refiere al final de su conclusión, a la resistencia que oponen los artistas a convertirse en asalariados: y eso lo podemos ver en las luchas de los narradores gráficos: la tendencia sindical, a diferencia de la autoral que nació después, tomó cuerpo con Francisco Galindo que en los años 60 (o antes) del siglo pasado, intentó organizar un sindicato. Posteriormente ya en los 70-80, continúa esta vertiente cuando un grupo de escritores (Ma. Luisa López, Aurelio Morales, Eduardo Lozano, etc.), demandaron laboralmente a EDAR por primera vez. A mediados de los 90 otro grupo interpone una demanda igual y también exitosamente contra Novedades (Martín Peniche, Álvaro Fernández, etc.).
    ¿Por qué se presenta este fenómeno? Porque ya existía el trabajo asalariado en el proceso de producción y reproducción de las historietas desde 1960; y más antes, en lo que fue Publicaciones Herrerías (después Novedades), con los títulos La novela policiáca, El libro semanal, etc., conviviendo seguramente por algún tiempo con el sistema autoral libre, que en la llamada Época de oro, dio a luz historietas de personajes inmortales. En los 70 y 80 EJEA nace implantando de lleno esta especie de trabajo asalariado en la elaboración de la narrativa ilustrada secuencial.
    Como se advertirá, “un contratante de servicios…que paga por realizar un trabajo”, que ya vimos que en la práctica reviste la forma jurídica y sustentable de un modelo de relación laboral, no siempre ha existido, como argumenta Luis. En esta relación de subordinación, las características, el molde, el estilo y las técnicas del dibujo los ha determinado el editor (en otros casos, los ha modulado dentro de una política editorial cuya base son las exigencias mercantilistas convenientes del momento); los temas, géneros y su tratamiento en la narrativa de los argumentos y guiones, igualmente han sido atribución del patrón decidirlos. Esta es la razón por la cual vanalizaron y terminaron matando a la historieta popular-familiar. Hoy hacen, aparte de uno que otro refrito romántico de los 50, pura pornografía de mal gusto, para un cada vez más reducido público cautivo ( los “chambeadores”), de quien se aprovechan al no tener opciones y una escasa educación. Son incapaces de ofertar historietas para toda la familia y para la clase media, porque obviamente son más exigentes en sus gustos y estos editores carecen de talento para satisfacerlos. No hacen su trabajo, que consiste en visualizar, descubrir y alentar la creatividad propia de cada artista, dibujante y escritor.
    Evidentemente si el modelo de trabajo subordinado y dependiente hubiese existido desde siempre como predominante, en el pasado –los 40 y 50- no se hubieran creado las grandes obras de historieta que conocemos.
    Ya desde 1965, el maestro Sánchez Vázquez (¡salud maestro!), había vislumbrado y alertado sobre las nocivas consecuencias que, la introducción del sistema asalariado al proceso creativo artístico podría traer, y es, justamente, lo que ahora estamos viendo:

    Al asemejarse el arte al trabajo asalariado
    o mercenario, como le llamaba Kant, se pone
    en juego el destino mismo del arte como ac-
    tividad creadora y libre en la que el hombre
    se afirma y expresa con todas las potencias
    de su ser (p. 200) 5

    SI MIGUEL ÁNGEL VIVIERA, BUSCARÍA MEJORES COMPAÑÍAS.

    Según Luis Gantus –el nuevo chamán de la nueva historieta mexicana–, en lugar de exigir sus derechos laborales (¡qué ocurrencia! ¿no?, digo, la de los historietistas), deberían (¡la luz se hizo!) darse cuenta “que el ser dibujantes es un oficio, como grabador, escultor o carpintero (¿dónde quedó el artista?), los oficios (¡óiganlo bien!) se enaltecen en base a la maestría de sus realizadores, Miguel Ángel Buonarroti era un escultor (¡ah!) al cual le encargaban una serie de trabajos los cuales realizó con maestría (¡Aaaaah!), pero fueron trabajos por encargo”.
    Por el poder de la inventiva, Luis nos transporta de pronto hasta los confines de la Edad Media y el Renacimiento, y a las condiciones en que entonces se producía el arte. Muy bien, pues vamos allá.
    ¿Qué significado tuvo para el Divino el “trabajo por encargo”? Para nadie debe ser desconocido el sufrimiento que marcó a Miguel Ángel a causa del dichoso “encargo”, o mecenazgo de la familia Medicis –Lorenzo el Magnífico—y los papas romanos –Julio II, León X y Pablo III–. ¡En la sala de exhibición de la Galería de la Academia (Florencia), donde está el David, no caben las esculturas inconclusas de Buonarroti! ¿Por qué? Porque el artista tenía que obedecer una nueva orden –el “encargo”—de sus mecenas, para emprender una nueva obra, abandonando (después de ocho meses en Carrara, seleccionando minuciosamente los bloques de mármol), la que había iniciado (el Mausoleo de Julio II). Si no obedecía era amenazado con la excomunión; y de nada le vale ante Julio II, su objeción acerca de que él no es pintor, sino escultor. Este conflicto fue una constante en la vida creativa del florentino; lo que no fue impedimento para que aflorara su terribilitá.
    Como se verá, eso del “encargo” en realidad en aquella época equivalía a una orden de los mecenas. En la modernidad de hoy el “ahí te encargo” se le quiere utilizar como una figura jurídica de protección al editor, la cual es inexistente. En todo caso, sería un trabajo esporádico.
    O sea, pues, al margen de lo que ya hemos señalado, el sustantivo encargo no significa otra cosa; aunque, si comparamos del mecenazgo al trabajo asalariado hay una desventaja, ya que aquél proporciona mayor libertad al artista. Y de aquellos “encargos” posmedievales a los “encarguitos” de ahora, existe también una gran diferencia. Pero volvamos a Don Adolfo,

    El trabajo de los artistas de otros tiempos,
    acogidos a las dádivas de sus protectores
    o mecenas, como eran los casos de un Miguel
    Ángel, Velázquez, Corneille o Bach, no era
    un trabajo productivo en sentido capitalista,
    sino un trabajo remunerado y mal remunerado
    por cierto. A cambio de su trabajo, el
    artista recibía lo indispensable para su
    sustento. El poseedor de la obra disfrutaba
    de su posesión a cambio de la suma que
    desembolsaba, pero no se servía de ella
    para obtener un nuevo valor que sobrepasara
    al valor consumido con su remuneración
    (p. 196).

    Es decir, Julio II, por ejemplo, no reproducía La génesis o El juicio final, o cobraba a los fieles que pasaban a ver la Capilla Sextina.

    (Fin de la primera parte. Próxima entrega, “¿Por qué la vía autoral fracasó?”).

    Zenaido Velázquez Fuentes.

    NOTAS:
    1 Véanse los artículos 311, 313, 314, 315, etc., del capítulo
    XII “Trabajo a domicilio”, de la Ley Federal del Trabajo.

    2 Adolfo Sánchez Vázquez. “Las Ideas estéticas de Marx”. Ediciones Era, 1982, México.

    3 C. Marx Historia critica de la teoría de la plusvalía, ed. cit, t. I, p. 171. (Nota del autor).

    4 (Ibid., pp. 285-286). (Nota del autor)

    5 El final de este capítulo es genial, la alternativa es premonitoria: “El trabajo artístico solamente puede salvaguardar su esencia creadora y libre manteniéndose como una actividad improductiva, desde el punto de vista económico, es decir, sustrayéndose a la ley fundamental de la producción capitalista. En suma, manteniéndose como actividad incompatible con e trabajo asalariado”, (p. 200).

  3. gantus luis says:

    Zenaido,
    ¿honestamente no sería más facil que abrieras tu propio blog?, digo para descalificarme y contestar con LOS MISMOS argumentos que han utilizado antes ¿necesitas aventarte una enciclica?, y todavía avisar que hay una segunda parte???

    Aunque me halaga sobremanera el tiempo que te has tomado para contestar un post que publique hace varios meses en este sitio, me sorprende el tiempo dedicado a este “chamán”

    Mira puedes utilizar tu retórica como quieras y tratar de darle vueltas a un asunto tan sencillo como este, puedes darle mil referencias marxistas y tratar de confundir con tu perorata, para mi el asunto es muy simple

    Aquí no hay culpables, simplemente USTEDES ACEPTARON DICHAS CONDICIONES y trabajaron con ellas durante años, si lo que quieres es que te demos palmaditas en la espalda en señal de que van bien y que nos indignemos ante las “terribles injusticias” que ustedes nunca “esperaron”, te recomiendo que busques otro lugar donde te hagan caso porque aquí y por mi parte no encontraras esa lisonja barata que estas buscando.

    Repito SI LA SOMEHI HUBIERA CUMPLIDO CON SU TRABAJO, ESTO NO HUBIERA SUCEDIDO.
    esperaré con ansía la segunda parte de tu texto

  4. Manuel Martín says:

    Primero provocas como es tu costumbre, Luis,”que pex Zenaido ¿como te amaneció?, ¿no te han zumbado…. los oídos?” y ahora ante tu imposibilidad siquera de comprender lo que aquí, con argumrntaciones sólidas se está planteando, pides a Zenaido que ponga su propio blog y se vaya a otro lado para no confundir con peroratas marxistas, ya que para tí “la cosa es muy simple, los historietistas aceptaron las condiciones y son los culpables y que Zenaido con el texto tan elaborado y preciso, está buscando “la lisonja barata”, ¡jejejeje! pos que caro es entonces buscar la lisonja esa tan barata, Luis. Y aún esperas con ansia la segunda parte…revelador y divertido, me parece.

  5. gantus luis says:

    Ay Manuelito
    mira nos habíamos mantenido en los límites del respeto, y trataré de explicarte todavía dentro de esos límites, pero te aviso que cada vez lo haces más díficil.

    Mira, si tuvieran un poquito de conocimiento sobre el comportamiento en la red sabrías que no es muy agradable que llenen de choros interminables un post en tu blog, que en internet se pueden usar seudonimos, y que si zenaido decidió hacer su entrada triunfal con la simple palabra “Hola”,tengo todo el derecho a dudar que fuera él, asimismo yo no provoco, MANTENGO MI POSICIÓN, el utilizar frases rimbombantes y llenar de letras la sección de comentarios en un blog, así menciones a Marx y te regodees con pies de pagina, o busques apantallar con retórica socialista-capitalista, y que sea una táctica muy usada por ciertos personajes para pensar que así se “ganan las discusiones” no hará que deje de pensar LO MISMO que pienso desde que escribí este post y mucho menos cuando tanta palabrería dice lo mismo que ya se ha discutido aquí antes

    Si Zenaido quiere seguir usando mi blog que lo haga, si para el es aquí donde tiene que decir su réplica, adelante, Este blog siempre ha mantenido la política de no censurar comentarios y que sea un foro de intercambio de ideas, solo les informo que lo hagan CON RESPETO, porque este blog es mio y no me parece que se vengan a orinar a las macetas, por lo tanto si convierten esto en un circo de insultos borraré los comentarios.
    Y si sientes que estoy “coartando tu libertad de expresión” por esto, sientete en todo tu derecho de abrir tu propio blog y acusarme con cuantos quieras de mi maldad, pero mientras se desarrolla esta discusión en este sitio se manejan en un clima de respeto y punto, así que cuidadito con lo que dices

  6. Manuel Martín says:

    Gracias, Luisito, tengo mi propio blog, no necesito abrir uno nuevo y efectivamente, puedes hacer lo que desees en tu blog, y creo que fuí claro cuando señalé que a mi sí me interesan las personas que comentan y leen lo que se escribe sobre la historieta mexicana, por eso es que te agradecí el permitirme escribir lo que pienso de tus puntos de vista cuando tocaste el tema. Aprovecho para comentarte que no es mi interés hacerte cambiar de opinión.Y si te ha ofendido el comentario de que no entiendes lo que Zenaido escribió, me disculpo y retiro lo escrito, ¿te parece? “Conozco bien a Zenaido y fui testigo de muchos de eso “tratos” o “negociaciones que tu mencionas,…” escribes.Difamar con ese tipo de insinuaciones,aún sea este tu blog ¿no es falta de respeto, Luis?

  7. gantus luis says:

    Manuel
    precisamente para no desviar el punto a tratar y evitar caer en descalificaciones innecesarias, evite comentar ese punto, que continuamente se buscaba que mencionara, nunca considere necesario hablar de eso y la discusión se dirigió a emitir opiniones sobre ambos puntos de vista sobre la eficiencia real o ficticia de la SOMEHI.
    Si revisas cuidadosamente los comentarios te percataras que nunca desacredite a nadie por su opinión o su manera de pensar, tengo mi opinión muy personal al respecto del tema y nunca agredí a nadie por externar la suya.

    Tampoco difamo a nadie porque el día que quieras nos podemos reunir alrededor de una taza de café y con todo gusto intercambiamos experiencias, y todo lo que apunto aquí lo puedo sostener en presencia de cualquier persona que se sienta aludida, lo que no quiero es utilizar un espacio público para ventilar esas experiencias personales, no convertiré mi blog en un espacio para el chisme y el cotilleo historietil (por lo menos en temas que considero serios).

    Conozco tu blog y tu trabajo, desde aquella historia de fuerza REM que realizaste con Comic Group, sé de tu capacidad y talento, procuro mantenerme informado de lo que sucede y sucedió con la historieta mexicana, solo quiero que quede claro que tu comentario estuvo completamente fuera de lugar, no soy dueño de la verdad y siempre existirá en este espacio el derecho de réplica, si se habla con respeto se contesta con respeto, y hasta el momento es algo que he mantenido contigo
    .
    Borrón y cuenta nueva, sigamos con nuestro tema.

  8. Malakatonche says:

    De entre todas las discusiones con las que me he topado en la vida, esas que tienen venas sindicales tienen algo que nunca deja de asombrarme:

    La capacidad de los “líderes del gremio” de necear hasta la turdidez la “validez” de sus “argumentos” frente a “la maldad” y “acusaciones arteras y falaces” de los que no piensan igual que ellos. Inútil responder a este tipo de sipisapes: no tienen fin, y se asemejan a las pruebas de resistencia como la maquinita de toques.

    Creo que la mejor manera de cortar cordones sindicales -que sirven para todo, menos para ayudar al trabajador- es INFORMANDO directamente al trabajador sobre sus derechos, sus obligaciones, su presencia fiscal y cómo lidiar con ella.

    Don Luis, sería una buena idea organizar algo con La Barra Nacional de Abogados, que ofrecen tipo “servicio social” asesoría gratuita; que mejor apoyo que armar talleres enfocados a los nuevos dibujantes y escritores, para prepararlos y documentarlos, primero para que sean capaces de defender los únicos intereses que les competen: los propios; y segundo, para que estén capacitados en la defensa de derechos comunales, nunca a través de terceros que vivirán de su sufrimiento clientelar.

    La misma sugerencia se puede hacer para aquellos que andan en pleitos legales, con la esperanza de que algo puedan resolver a su favor.

    Que triste que el cliché de “las letras diminutas en los contratos” se traduzcan en una realidad tan cruda para quien merece honores, no vejaciones.

    Destino tan doloroso como la indiferencia de sus “colegas”, que prefieren gorgorear equiparaciones masturbatorias, casi burlonas, con los artistas del renacimiento -por cierto, la gran mayoría maestros en 4 o 5 disciplinas, evidentemente pudieron prescindir de un líder sindical-, que hacer el trabajo de representación del que tanto se ufanan.

    Tán.

  9. Manuel Martín says:

    Malakantoche, me llama la atención que menciones lo de lideres sindicales e implicaciones “tipo sindical” cuando NUNCA se hizo en la SOMEHI un sindicato, por lo que no pudieron haber líderes sindicales, y si primero lees bien los comentarios, puedes emitir una opinión más relacionada, aquí se ha planteado que NO HUBO NINGÚN TIPO DE CONTRATO LEGAL en que apoyarse, por lo que no puede haber “letra chiquita” que no se tomara en cuenta en esto.Puedes darte cuenta si lees bien los comentarios sobre los que emites tu opinión, que quien dió pie a que se tratara de los artistas del Renacimineto fue Luis quien a quien se le refutó con apreciaciones documentadas que tú llamas “gorgorear equiparaciones masturbatorias, casi burlonas,” y luego se puede apreciar en tu comentario que no tienes la más mínima idea de lo que escribes, al apuntar que esos artistas del Renacimiento “evidentemente pudieron prescindir de un líder sindical…” lo disparatado de tu comparación y la ligereza del alegato infiero que desconoces el tema que intentas tocar. Por supuesto que es muy respetable tu comentario, aunque sea emitido sin el mínimo conocimiento de la época que mencionas. Documéntate un poco, lee sobre el período que escribes, entre otras cosas, para dar más solidez a tus opiniones. ¿Vale?

  10. sergio tapia says:

    Malakatonche…valida observacio, pero como suele pasar, nadie ve la viga que carga entre los ojos, pero si pueden ver la paja en en ojo ajeno…
    que hueva querer ser a fuerza, el poseedor de la verdad absoluta, el que dice a fuerza de “sabiduria”…la ùltima palabra.

    si un comentario es repetable…si una opinion es valida, por ser simplemente de una persona, de un ser humano que se atreve a hablar, porque hemos de terminar, de censurarlo, con ese tonito de:
    “weey ilustrate para que te de permiso de hablar”, que encierra la palabra: ¿vale?

    en fin, a otra cosa mariposa!!

  11. Yo nomás me acuerdo que cuando llegué con mis laminitas de Operación Bolívar a la SOMEHI me dijeron que “eso no es historieta”… qué bueno que tuvieron razón.

  12. Manuel Martín says:

    ¿Quién te lo dijo nené, quién te lo dijo?

  13. De haber sabido ni te paso el link, pinche Gantús.

    :P

    (Ya en serio, y esto va para todos los involucrados, fue por pura curiosidad de toparme con esa carta en La Jornada y reconocer varios nombres en la rúbrica. Esta página de la indutria historietil mexicana nomás la conocía de encimita.)

  14. Manuel Martín says:

    Luis:en el más reciente número de la revista El Chamuco, en la sección de cartas del lector, se da a conocer un texto sobre la situación por la que atraviesan los historietistas,con respecto a su demanda laboral; para ahorrarte la búsqueda, si es que te interesa el tema, y, abusando de este espacio copio el texto citado:
    LO QUE FALTABA: LA PENALIZACIÓN DE LOS JUICIOS LABORALES.

    Desde hace año y medio un grupo de veinte dibujantes de historieta, que se ha reducido a doce, lleva adelante un juicio laboral contra las editoriales Touckan y Mango, Ss. As. de C. V. en la Junta Especial 5 de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del D. F. (exps. 1042/08 y 1070/08).
    Durante quince años a estos dibujantes se les trató como subordinados, no como artistas libres, por lo cual contrajeron una relación laboral. Este sistema impuesto por las editoriales por su conveniencia dio al traste con el carácter popular-familiar de la historieta mexicana que fue sustituída por pornografía obscena, y hoy, pone en riesgo la existencia misma de esta expresión artística narrativa de más de un siglo de tradición y arraigo popular.
    La parte empresarial no ha estado dispuesta a llegar a un acuerdo desde un principio que generó el conflicto; ni antes ni después de la mediación de las autoridades laborales. Posteriormente, al inicio del juicio objetaron la competencia de la Junta de Conciliación con el argumento de que sus relaciones se rigen por la ley de derechos de autor, lo cual es falso pues nunca se firmó un contrato de edición, ni pagaron regalías, ni respetaron la obra artística y narrativa, más bien, la desvirtuaron, convirtiéndola en lo que es ahora: pura pornografía grosera.
    Ante la imposibilidad de los abogados patronales de demostrar en el juicio lo indemostrable, es decir, la inexistencia de la relación laboral, dado su irrevocable carácter subordinado y dependiente, y ante –ésta sí- la evidente incompetencia suya, ahora atropellando los procedimientos y normas constitucionales, confundiendo las áreas de acción de cada instancia de la ley, pretenden penalizar el juicio laboral, trasladándolo al terreno civil, penal, con la averiguación previa núm. FCH/CUH- 6/TI/1256/09-09.
    Esta actitud amnésica retrógrada de la patronal en tiempos de conservadurismo político, rebasa nuestra capacidad de asombro y reacción; pero ¿Cuál es la posición del agente del ministerio público, abogado Rodrigo Jiménez García y del presidente de la JLCA?
    ¿Hemos llegado al momento en que, las pruebas que se desahoguen en una audiencia de la Junta 5, se dictaminen en una sala del ministerio público? ¿Exigir la conciliación y el arbitraje de las autoridades laborales, o sea, exigir justicia a las instituciones y órganos del Estado, será considerado un delito? ¿Como “falsedad ante autoridades”, por ejemplo? ¿Ser trabajador es motivo de sospecha, “probable responsable”, de algún delito? ¿No nos retrotraen estas políticas a lo que México vivió hasta principios del siglo pasado, es decir, a un periodo salvaje, y que la Revolución y el Constituyente de 1917 civilizaron y modernizaron?
    Hacemos responsables a estas autoridades de cualquier acción que lesionen sus derechos e impidan que se les haga justicia a los demandantes: Andrés Cisneros Rodríguez, Mario Guevara Hernández, Sergio Pérez Palacios, Iván Santillán Cárdenas, Alejandro Rodríguez Martínez, Zenaido Velázquez Fuentes, Salvador López Alcázar, F. Antonio Velázquez Fraga, Roberto Castro Márquez, Rolando Martiarena Mayna, J. Santos Lupercio López y César Castro Flores.
    Atentamente:
    Armando Bartra, Juan Manuel Aurrecoechea, Eduardo del Río (Ríus), Rafaél Barajas (El Fisgón) Eduardo Soto (El Metiche)…

  15. Lesley says:

    Even though you may possibly create more muscle when running
    outside, it is not a feat that can not be achieved
    on a treadmill.

  16. Arden says:

    Neurologic — The comfortable assistance of the user inside the Anti-Gravity Treadmill allows for
    longer remedy sessions, so sufferers can practice standing,
    balance workout routines, or walking longer.

  17. Ray says:

    Ought to you be while making use of the property treadmill for usually walking, then you
    may possibly opt for a lower priced style having a additional compact operating
    track and much less powerful electric motor.

  18. Hi there every one, here every person is sharing these
    kinds of knowledge, therefore it’s nice to read this web
    site, and I used to pay a visit this blog all the time.

Leave a Reply