Durante años la historieta Mexicana ha estado rodeada de conceptos denigrantes, desprecios intelectuales y bendiciones populares que envuelven en un halo de incertidumbre a cualquier persona que pregunte por ella. Cando uno trata de acercarse a conocer un poco que era, es o será la historieta en nuestro país (generalmente, esto sucede como efecto causado por conocer comics extranjeros, en particular gringos), se topa con una confusa red de conceptos y una interminable lista de juicios personales que distan mucho de invitar a estos lectores a conocerla.

Tambache

Por un lado, la historieta popular que vendía millones de ejemplares al mes de los años 50 hasta los 80, es considerada en su mayoría sensiblera, moralista y populachera, pero por otro lado mostraba un realismo a veces tan crudo que era prohibido leerlas en las casas de clase media por considerar su contenido como barriobajero. Lo curioso es que muchos de esos títulos ahora se dignifican en los mismos hogares que antes los despreciaban, como un reflejo de la idiosincracia popular; la nostalgia nos hace aceptar lo que nuestros padres rechazaban.
Para entender el porqué de esta apreciación inexacta sobre uno de los medios de comunicación más importantes e influyentes en México, y que lo convirtió en el principal productor de historietas del mundo hasta finales de la década de los 80, debemos entender que la lectura de dicho producto en nuestro país está dividida entre una clase media y alta, totalmente infantilizada y una clase jodida satanizada.

familia-clase-media

La clase media infantilizada
La lectura de historietas por parte de la clase media en nuestro país siempre ha sido tema de escarnio social, lectura para niños o adolescentes y, por lo mismo, se ha buscado darle a estos bisoños lectores material que no inunde de pensamientos malsanos sus frágiles mentes. Los contenidos adecuados tenían que estar enfocados a temas irreales, con aventuras fantásticas que no permitieran a los jóvenes abrir los ojos a una realidad a la que se enfrentarían cuando fueran adultos formales. Si les iban a dejar leer “monitos” estos deberían contar aventuras de ratones y patos en tierras exóticas, de hombres con capas que defendían el bien y la justicia, de aventureros enmascarados en épocas y lugares tan lejanos como la Edad Media, el viejo oeste, la jungla misteriosa o el espacio exterior; lejanos al mundo palpable y visible que los rodeaba. Algunos casos, como Memín Pingüín con su candor e inocencia junto con los valores morales que representaba a los ojos de los padres, fue permitido en las casas de la “gente bien” o Los Supersabios, cuyas aventuras eran contadas de forma esplendida por Germán Butze, en lugares y sitios que no referían a ningún lugar cierto. Pero estos títulos eran los menos, la mayoría de los ejemplares que llegaban a manos de los jóvenes de clase media eran extranjeros, provenientes de la exitosa Editorial Novaro, y que venían ya normados por el Comic Code norteamericano, encargado de vigilar e impedir la seducción del inocente  .

wertham_seduction

Fingiendo seguir los pasos de Frederic Wertham, México siempre simuló mantener dicho código de conducta. En realidad la Comisión Calificadora de Revistas basaba su criterio censor en el potencial económico de los editores, más que en el contenido de las publicaciones; sin embargo el control moral real era social: ser lector de historietas después de la preparatoria era considerado absurdo e infantil, y cuando uno llegaba a la Universidad no se le permitía seguir leyendo esa “literatura de a peso” .

pants

Los jodidos satanizados
Por otro lado, para los jodidos, la historieta Mexicana se enfocaba a tres grandes temas: romance, aventura y humor. El primero desarrollado desde los principios  de la historieta en nuestro país, y que llega a su cúspide con Lágrimas y risas de Yolanda Vargas Dulché y Antonio Gutierrez. El melodrama era un género sazonado con tópicos moralistas y siempre en rescate de los valores establecidos, pero con una fuerte carga sexista y aspiracional. Las mujeres debían ser buenas, puras y castas, cumpliendo su rol de amas de casa o frágiles seres expuestos a la malicia de algún hombre y siempre en busca de su príncipe azul. Cualquier discordancia con esto las convertía de inmediato en libertinas, vividoras o mujeres engañadas. como en Yesenia, María Isabel, Rubí, y la mayoría de las historias publicadas en “Lagrimas y risas”, realizadas por el inamovible equipo de Yolanda Vargas Dulché en los guiones y Antonio Gutierrez,en el dibujo, el reflejo del arrabal en las obras de José G. Cruz como “Tango”, sin olvidarnos de las anónimas víctimas del Libro Semanal publicado por Novedades editores.

editorial_edar

La aventura nos mostraba a hombres valientes y decididos, de noble corazón y en su mayoría habitantes de pueblos provincianos en donde se enfrentaban a terratenientes abusivos, villanos perversos en pos de deshonrar a una bella damisela o a extranjeros avariciosos ávidos de despojar de sus riquezas a los coterráneos del héroe, catarsis pura del pueblo en contra de las injusticias que no se resolvían en la realidad pero siempre en la historieta . Y podemos citar a “Chanoc”, donde la selva era el escenario catalizador y el padrino Tsekub robaba cámara,de Pedro Zapiaín y Angel Mora, el Payo y su constante lucha contra el cacique Pesqueira, de Guillermo Z. Vigil o Alma Grande, el yaqui Justiciero, el western más autóctono que tuvimos, dirigido por el otro hermano Vigil, Carlos,
En el área del humor, este siempre fue enfocado a la solución de los problemas cotidianos de alguna forma ingeniosa y alocada, su lenguaje era simple y sus personajes buscaban identificación permanente con un pueblo que por medio de la risa pretende devolver a sus opresores sus frustraciones, nada mejor que ver humillado al poderoso aunque sea en “monitos”, usando desde el absurdo como Rolando el rabioso de Gaspar Bolaños, como en la obra de Bismarck Mier: Padrinos y Vampiresos donde los pachucos Pocaluz y Hueledenoche hacían de las suyas, sin olvidarnos de la La familia Burrón, historieta multimencionada y recientemente elevada al altar monsivaiesco, donde posiblemente lo más divertido no era ver las angustiantes penurias de los Burrón, sino disfrutar las aventuras  de personajes como Satán Carroña (vampiro chupasangre muy mexicano), Briagoberto Memelas ( El cacique de  la Coyotera y continuador de las andanzas de Jilemón Metralla y Bomba, opera prima historietil de Gabriel Vargas) o Alubia Salpicón y su tololoche multifuncional (capaz de guardar desde un estambre hasta una piara de cerdos), todas estas historietas  generalmente prohibidas en los hogares mexicanos de clase media en su época.

Portada 100 los supermachos blog

Existe otro tipo de historieta que tuvo a bien llegar a muchas clases sociales, pero de corta duración, la historieta de divulgación, Los Supermachos y Los agachados de Rius son sus mayores exponentes al tocar temas de política, Historia, cultura general y crítica social que hicieron que el gobierno siempre tratara de contenerlos por la influencia que llegó a tener en la población. Más allá de este caso sui generis, los temas de divulgación siempre se refirieron, por parte de las grandes editoriales a difundir obras adaptadas de la literatura universal en títulos como Novelas inmortales, el relato de biografías de grandes religiosos como en Vidas ejemplares, e incluso en obras como México : Historia de un pueblo, financiadas por el Estado o la Fundación Cultural Televisa publicando Histora del Hombre, enciclopedia para todos. Este ultimo género tal vez sea el único que era absorbido por varios estratos sociales, pero respecto a las otras historietas eran las que leían los “jodidos”, la gente de bajos recursos que buscaba un escape a sus presiones, proyectándose en personajes que posiblemente encarnaban sus deseos y aspiraciones o descargaban sus frustraciones por medio de la catarsis en la risa.

despedida de Calzonzin blog

La historieta Mexicana puede tener esas dos vertientes: la popular, con temas de barrio, de pobreza, de aspiración, que se la dejaron a los jodidos. Esta historieta que no ha sido justipreciada por las academias alejadas de la investigación de campo, y que por este defecto no es digna de análisis ni respeto por parte de una clase media moralina aferrada en crear una burbuja protectora a sus miembros más débiles. A la historieta popular se le rescata del páramo de la ignominia otorgándole el don de lo “kitsch” o de lo nostálgico, solo si alguno de los intelectuales reconocidos decide a su vez reconocerla.
La clase media se quedó con los héroes de capas y mallas, ratones que hablan o niñas que cuentan cuentos de brujas y hadas, historietas que fueron importadas de unos Estados Unidos en construcción, donde la vida ordenada y planificada requería de constantes escapes, ofrecidos por los medios a los que la clase media mexicana también accede y que de paso se ocupan reforzar constantemente el deseo compulsivo de ascenso social.

burron2

La historieta Mexicana es el documento donde podemos entender los cambios y estructuras sociales del mexicano en el último siglo, nos muestra el complejo entramado social que tenemos, recuperarla y conocerla en su totalidad, percatándonos que como todo medio de comunicación encierra en sus mensajes una amplitud de lecturas que ayudan a interpretar el cuerpo social que la genera. La historieta fue el gran villano de nuestros padres y abuelos, pero no podemos negar que ese villano nos acompañó durante gran parte de nuestro siglo XX, se convirtió en la oveja negra de la familia, la cual nos perturbaba e incomodaba, pero también fascinaba y entretenía.

¡¡¡Aínos!!!

Share

Tags: , , , ,

16 Comments on ENTRE INFANTILIZADOS Y JODIDOS

  1. moonwarden says:

    Yo rceurdo que mis padres les decían cuentitos, en vez de historietas, muchos años después, cuando leía comics americanos mi padre me dijo una vez “no puedo creer que sepas inglés si sólo les cuentitos”

  2. Sí, muchs gente mayor me comenta q tenía que leer los Burrón a escondidas de sus padres, realmente los cómics que leé la gente nos refleja como pueblo y como sociedad, me imagino que en un futuro mediano publicarás un libro con los datos que has recopilado en estos años, tu post anterior, el de Memín, también muy bueno, porque sí hay un hueco en esta publicación, lo curioso es que ví una portada de alma de niño: “novela gráfica propia para adultos para adultos”, se me hizo curioso, como también, cuando leí los Supermanes despues de su “muerte”: me lamaron la atención “los voceadores” muy parecidos a Memín y su pandilla.

    Bueno, hay mucho que excavar, hay un tianguis cultural en Ags. espero ir el siguiente sábado, alguien vendía unos Pepines, espero q todavía los tenga.

    A Gabriel Vargas lo conocí en el ’99, voy a buscar las fotos!, a Rius lo conocí en una Conque… que graos momentos!!! Gracias Luis-!!! °_°

  3. Gratos momentos, quise decir, además que repetí: Para adultos 2 veces, lo siento!

  4. blaze says:

    hahaha, mis papas les dicen revistas, pero bueno, lo chido es que como estoy en diseño grafico me dejan leer comics pero de calidá

  5. caffeineman says:

    Interesante, como siempre.
    Saludos.

  6. Karlos F. says:

    Muy buena crónica y aderezada con esas ilustraciones todavía mas, me latieron mucho las fotos de las “tipicas familias” (de clase media y de jodidos).

    Me acorde de cuando empece a leer “comics” y “cuentitos” es cierto que recibia ese tipo de comentarios que mencionas y/ó me sentia un poco culpable de ser afecto a esta lectura, por lo mismo; más en este momento, me parece que aunque lo que leemos sigue siendo un poco el reflejo de lo que somos (como bien se comento), en este momento ó hay un poco más de “tolerancia” lo cual lleva a no recibir esos comentarios; ó estamos en un estado tal de conciencia que “nos vale” si nos critican lo que leemos y ni siquiera prestamos atencion a esas criticas ni nos desgastamos en tratar de convencer ó explicar nuestra afición. (al menos eso me pasa a mí).

    Por otro lado, solo por curiosidad y tomando en cuenta esta crónica: ¿como se clasificaría el moviemiento actual en México? incluyendo los web comics.

    Saludos…

  7. Hilus Anendorf says:

    Uy, ora si que me hiciste recordar viejos (viejísimos, dijo el otro) tiempos…

    Yo también fuí de los que leían “La Burrón” (como se le decía abreviadamente) a escondidas. También me prohibían (o no les gustaba nada a mi familia) que leyera “Tawa”, que me encantaba. Lástima que ya no puedo preguntarles a mis papás y a mis abuelos el PORQUÉ exactamente de la prohibición del surrealista selvático. Igual estas “prohibiciones” (bueno, que en mi caso no eran tan explícitas, mas bien eran un tajante “deberías leer mejores cosas”, con énfasis tipo Fernando Soler en “deberías” y “mejores”, pero para el caso era lo mismo) no eran nada efectivas gracias a la palomilla que circulaba sus ejemplares, jeje.

    Al menos en los 50s y 60s, todo mundo les decía “cuentos” o “monitos” o una mezcla: “cuentos DE monitos”….NADIE de hecho le decía historieta (hablo a nivel popular, de calle).

    Y nomas una discrepancia: “Los Supermachos” fué una historieta-historieta, es decir que contaba historias de cabo a rabo. “Los Agachados” si fue la que inauguró ese estilo digamos “historieta didáctica”, donde de hecho pues ya no había historieta, sino el abordar desde el inicio un tema y desarrollarlo. Y eso lo hizo Rius ya bien entrados los números de Los Agachados, ya que al principio y no sé durante cuántos números, fué tambien “historieta-historieta”. Como sabrás, el mismo Rius ha contado que cuando ya le entró la flojera o el cansancio, fue cuando se le ocurrió empezar con esta “divulgación”, inaugurando todo un género.

    Aquí leyéndote como siempre, manque no comente. Saludos!

    p.d. ¡Ah, por cierto! Me encontré, haciendo limpieza (cosa que pasa cada cuarto de siglo), varios números de una historieta que por lo visto me gustaba leer, llamada “El Lama”, publicada por Editorial Posada me imagino que por allá a principios de los 70s. Si te interesa, te las doy (son como unas 14).

  8. gantus luis says:

    Mi querido Hilus ( aste cambia de nombre como presidentes en Honduras)
    Tienes toda la razón en lo que respecta a los Supermachos y Los Agachados, tal vez la cuestión con Los Supermachos era precisamente que por primera vez se tocaba a papá gobierno en una historieta y se utilizaba el medio de una forma distinta ala establecida, pero en terminos estrictos tiene usted la boca llena de razón.
    Y pos claro que me late esa aportación en “especie” al acervo Gantus de historietas, es usted muy amable
    Un abrazo

    Karlos
    Creo que este movimiento del webcomic esta empezando y será el generador de muchas cosas, pero sustandard o clasificación se hará con el tiempo, dependiendo de su impacto y penetración, Te podría decir que el movimiento independiente de los 90 fueron los hijos de Novaro, pero mejor eso lo explico en otro post para no herir susceptibilidades

  9. Hilus Anendorf says:

    Sí, nomás era ese pequeño detalle, de que “Los Supermachos” fueron “100% historieta”, y el aporte “historieta-divulgación o didáctica” fue con “Los Agachados”.

    Y si, el impacto de “Los Supermachos” fué formidable en la sociedad de mediados de los 60s. El sistema estaba inimaginablemente cerrado, con el gobierno controlando ABSOLUTAMENTE TODO: radio, televisión, prensa. Nada se publicaba o salía al aire sin la supervision o autorización del gobierno priísta. Y entonces, de pronto ver y leer algo como “Los Supermachos” pues era verdaderamente shockeante, apabullante, todo un “satori”. Imagínate un chamaquito de 6o de primaria o de 1o de secundaria empezando a leer a Rius en ese entonces…¡Plaf! la venda se te empezaba a caer luego luego, y te ibas dando cuenta de que no todo “era como te decían”. N’ombre, con esa historieta empezamos los chavos a reflexionar sobre el país, y lo más chido, por medio del humor, un soberbio “plus” porque sus temas te entraban en la sesera muy fácilmente. Se convirtió en todo un rito el ir a comprar nuestros “Supermachos”, y ademas, ahora lo tengo más consciente, era todo una actitud contracultural, de reto a los mayores (que , hablando de historietas “prohibidas” o poco toleradas por la clase media, TAMPOCO veían nada bien a Rius por “rojo peligroso”), y por lo mismo un gesto de autoafirmacion de la sensación de “estar creciendo” y de empezar a tomar sus propias decisiones (cuando y donde se pudiera, claro, jeje). No, si la sociedad mexicana le debe mucho, muchísimo a Rius (que además de todo era de plano un valiente, por lo que te comento de esa época dorada de absolutismo priísta, que no se andaba con cuentos).

    Bueno, ya le corto. Saludos y luego me pongo de acuerdo para dejarte los cómics de “El Lama”.

  10. Angel B says:

    Mi querido Gantus:

    Ya desde la entrevista en el radio, cuando los conocí a Bachán y a tí, me habias dejado apantallado por el conocimiento enciclopédico de los comics que tenías. Y este post nada mas me lo confirma. Un buen autor siempre es alguien a quien respeto, pero si aparte es un estudioso de su tema, es doblemente de respeto.

    Excelente post. Ojala y pudieras organizarte un serie de post históricos de diferentes temas de interés comiquero. Estaría super.

    Saludos

  11. Pues yo creo que el problema surgió después de la crisis de los 80s cuando México dejo de hacer comics y solo reproducimos lo que hacen en USA. Actualmente no podemos esperar que Rarotonga y Memin tengan impacto entre los niños porque imaginate que se juntan para ir a casa de Ricardo a ver la Tele a colores… entonces como alguna vez dijo Humberto Ramos… Para hablar de comic en México Primero hay que hacerlo y eso en el papel se dice y se escribe mas fácil de lo que se hace. Ojala en el evento de web comic aborden el tema. Un saludo.

  12. Ignacio says:

    creo que olvidan una revista de divulgación que fue muy importante en los 70′s y principio de los 80′s se llamaba “duda” y en sus paginas trataban un tema completo cada semana por ejemplo hablaban de los misterios de las piramides de egipto, o de ovnis o de las profecias de nostradamus entre otras muchas cosas; punto y aparte creo que mi familia (clase media tirandole a alta) antes de la devaluacion de los 80′s nunca faltaron cuatro revistas en mi casa: “Fantomas”, “Duda”, “Kaliman” y “La familia Burron” que tanto mis papas como mis hermanos leiamos avidamente cada semana.
    Saludos

  13. cesar says:

    Me parece que pasaste al menos una excepción…Los supersabios de Herman Butze

  14. Jenna says:

    En Abogados divorcio Madrid damos respuesta a todas las dudas que se pueden plantear ante un procedimiento de separación divorcio.

  15. Pretty nice post. I simply stumbled upon your blog and wished to say that I’ve truly enjoyed surfing around your weblog posts. In any case I’ll be subscribing in your rss feed and I am hoping you write once more very soon!|

  16. Audrea says:

    You are so interesting! I do not believe I’ve read anything like that before.

    So nice to find someone with some unique thoughts on this subject.

    Really.. thank you for starting this up. This site is one thing that is required
    on the internet, someone with a bit of originality!

Leave a Reply